Las dietas engordan, comer adelgaza

Los científicos que han analizado este factor reportan resultados contrarios. Mientras unos encuentran relación entre la obesidad de padres e hijos, otros lo asocian al estilo o hábito alimenticio educado por la familia.

Un interesante estudio reportó que existía relación entre la obesidad de la madre biológica y el hijo adoptado por una familia de delgados. No se encontró esta relación con la obesidad del padre biológico.

Esto sugiere que la capacidad para acumular grasa está ligada a genes femeninos, pero también se le puede dar otra interpretación: que la alteración metabólica se trasmite durante el embarazo por mecanismos distintos a la genética.

También se ha reportado que la desnutrición in útero incrementa la obesidad en edad adulta aún cuando la madre no presente obesidad.

Bouchan realizó en Canadá estudios de sobrealimentación en obesos gemelos. Encontró que existe una tendencia a engordar atribuible a factores genéticos, pero el mismo estudio sobre obesos no gemelos reportó resultados distintos.

De esta manera concluyó que la tendencia genética no explica la incidencia tan elevada de obesidad en la población canadiense.

La evidencia más firme en contra de la teoría de la obesidad por herencia se presenta al analizar las poblaciones emigrantes:

Los japoneses (quienes tradicionalmente presentan mínima obesidad) aumentan de peso al mudarse a los Estados Unidos de América. Al cambiar de país presentan la misma probabilidad de engordar que los norteamericanos.

En fechas recientes se descubrió un gen de obesidad, mismo que se encarga de elaborar una molécula llamada letrina. Estos genes se encuentran tanto en obesos como en delgados.

¿Todos los seres humanos contamos con los genes necesarios para desarrollar obesidad? Definitivamente sí, es solo cosa de aplicar los hábitos inapropiados y el cuerpo se defenderá a través de la acumulación de grasa corporal.
De acuerdo a los estudios genéticos, la obesidad es una necesidad biológica de supervivencia y no una maldición para la moda.

Los Estados Unidos de Norteamérica han llevado acabo de manera periódica encuestas sobre la salud de su población en general. Estos ejercicios se les conoce NHANES por sus siglas en inglés (Natonal Health and Nutrition Examination Survey) y son conducidos por el NCS (Nacional Center for Health Statistics). La última encuesta NHANES demostró un incremento de obesidad del 15% en 1980 a 27% en 1999.

Se ha calculado que, de persistir esta tendencia, para el año 2030 el 90% de la población americana será obesa.

Cuando en 1985 concluí que las dietas engordan, pensé que si la Unión Americana continuaba limitando sus alimentos (el 36% de su población se encuentra a dieta para intentar bajar de peso), para el siglo XXII todos estarían obesos.

Desafortunadamente me equivoqué y si no aprendemos a comer para adelgazar, la obesidad se convertirá rápidamente en el problema de salud más serio de ese y otros países.

Esta es otra evidencia en contra de la teoría de obesidad por factores genéticos y a favor de la teoría de obesidad como mecanismo de supervivencia desencadenando por las mismas dietas.

Hasta los defensores más acérrimos de la teoría de obesidad por herencia están de acuerdo en que una alimentación sensata puede frenar este fenómeno.

Afortunadamente para los que tienen exceso de grasa es más importante el ambiente externo que la genética en la aparición y persistencia de la obesidad.

Efectivamente existe una tendencia hereditaria a subir de peso y esta puede contrarrestarse de manera eficiente con una alimentación balanceada y abundante.
 
comentarios@yoinfluyo.com

( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking