Sacrílegos y disidentes

 

Es doloroso para todos, que ministros del culto católico terminen dando un testimonio de incongruencia con los hábitos sacerdotales que ostentan públicamente en los medios de comunicación, al igual que doctores, maestros y guías mundiales a quienes las masas siguen e idolatran.
 
El objeto de la vocación sacerdotal es la salvación de las almas, y si el ministro de culto abandona este objetivo, no sólo no cumple su función, sino que ocasiona un daño gravísimo a su Iglesia y a su rebaño (que para el caso de estas figuras tan atendidas y vistas universalmente es el mundo entero).

La Iglesia Católica suele ser muy indulgente con los canónigos que han incurrido en sacrilegio por relaciones normales o anormales de incumplimiento de sus votos. A veces se les envía a un lugar donde no se les conoce, o se les mantiene ocultos, pero rara vez se sabe que se les excomulgue o que se les suspenda en su ministerio. La regla es emplear con ellos una gran misericordia.
 
Incluso parece ser que el Sumo Pontífice piensa conceder una indulgencia plenaria a estos reverendos, siempre y cuando rehúsen regresar a su condición irregular y pidan perdón por su gravísima ofensa a Dios y al pueblo. Muchos incluso opinan que siendo tan difícil llevar estos votos es comprensible que la Santa Iglesia sea indulgente con quienes los rompen.
 
Pero lo más grave ocurre en el caso de aquéllos que siendo faros, teas o figuras públicas de evangelización, no renunciando a tiempo a estas responsabilidades y al caer presa del objeto de sus tentaciones, terminen provocando escándalos que constituyen cicatrices irreparables para la institución eclesiástica.
 
Por otro lado, nos encontramos con aquéllos otros que, siendo absolutamente fieles a sus votos, disiden intelectualmente de ciertas normas conciliares o de práctica litúrgica; en este caso me refiero a los sacerdotes de la comunidad  conocida como Sociedad Sacerdotal San Pío X, tildada públicamente como "los lefebvristas".
 
A estos disidentes, que no son herejes en modo alguno, ya que aceptan absolutamente toda la dogmática de la Iglesia, no les es fácil aceptar los nuevos cambios, fundamentalmente litúrgicos, que el catolicismo ha adoptado desde los años 60 en delante.

Cambios que, ciertamente, ni siquiera están canonizados y que imperan en el culto moderno común, tales como el empleo de cantos mundanos, instrumentos musicales callejeros y muchas muestras más propias de tertulias que del oficio sagrado.
 
Para quienes han heredado la tradición milenaria y dogmática de que la Santa Misa es el mismo sacrifico del Calvario eternizado y detenido en la eternidad en la celebración del sagrado misterio, resulta incomprensible y profano verla transformada en una escenificación de gritos, contoneos, aplausos y sones de guitarras y tambora.
 
Su Santidad Benedicto XVI ha comprendido esto y ha provisto la legitimación absoluta del rito tridentino del Misal Romano y dispensado de la pena de excomunión a los sacerdotes del movimiento tradicionalista mencionado. El escándalo sobrevino cuando se hizo público que uno de los prelados de este movimiento declaró exagerado el número de víctimas del holocausto nazi.
 
Esto originó un alud de vituperios contra dicho prelado, que contrasta tremendamente con la indulgencia con que se ha contemplado el sacrilegio perpetrado por un conocido sacerdote anfitrión del canal católico más importante del mundo (EWTN), el Padre Alberto.
 
Aquí lo que pretendo es hacer ver lo injustos que han sido los comentaristas de los media y el público, al atacar a un prelado honorable, mientras se muestra bondad y comprensión hacia un guía irresponsable, que ha mancillado sus hábitos al no renunciar a ellos oportunamente, al caer en una terrible falta y permanecer por años en secreta infidelidad.
 

Lo justo es precisamente una dispensa de la suspensión de los sacerdotes, que sin caer en herejía son disidentes por causas de no aceptación de normas litúrgicas que han sido abusadas, a la vez que la dispensa, por misericordia, a los ministros que han incurrido en pederastias y fornicaciones.
 
albertosaenz84@hotmail.com

( 1 Voto )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking