Actitudes empresariales. Parte IV. La cooperación

Los humanos somos primordialmente jugadores de equipo, es por eso que a través de miles de años hemos logrado la supervivencia social.

Nuestras relaciones sociales son de una complejidad única y, precisamente por esto, por esta complejidad y esta diversidad, se convirtieron en cruciales para nuestra supervivencia.

Hemos utilizado nuestro talento, extraordinariamente sofisticado para la cooperación, desde la incipiente y precaria utilizada hace miles y miles de años, hasta la poderosa y dinámica en las organizaciones modernas.

Darwin argumentó que los grupos humanos dispuestos a trabajar por el bien común, sobrevivían mejor y tenían más descendencia que aquellos que eran egoístas y no formaban parte de  ningún grupo.

Una confirmación es el radar que casi todos tenemos para buscar cordialidad y cooperación. Naturalmente buscamos y gravitamos hacia las personas que presentan signos de estas cualidades, que mantienen actitudes uniformes en estos sentidos.

Muchas personas tienen problemas porque no entienden cómo se convierten en parte de una situación humana, de una relación. Es fácil concentrarse en lo cognitivo, en lo que se sabe, en sí mismo, y olvidarse de lo social; pero cuando lo une, puede hacer magia.

“Ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros”. Proverbio japonés.

Todo es cooperación, en ninguna parte hay genios solitarios. Hasta Tomás Alba Edison era un excelente gerente del conocimiento. Traficamos con capital humano, las ideas no provienen de una sola cabeza, sino de la cooperación en un sentido profundo.

La inteligencia social tiene una importancia inmensa para triunfar en el mundo donde el trabajo se hace en equipo, por eso una de las actitudes de mando más importantes es la capacidad de interpretar el contexto humano, de captar lo que está en juego.

En quien manda, poder es capacidad de hacer que la cosas cobren realidad, pero ¿cómo se hace para que el mundo haga parte del trabajo por uno?

Se requiere saber interpretar la situación, las corrientes humanas, y trabajar ajustándose a eso. Es el arte de causar impacto a través de la gente, es la capacidad de unir a los demás, atraer a los demás a la misión, a la finalidad, al objetivo, crear la unidad crítica para la investigación y el trabajo.

Para lograr la cooperación hay que comunicar, pero comunicar no es simplemente cuestión de arrojar información a otra persona; es crear una experiencia, es interesar al otro a fondo y eso es una facultad y una actitud emocional.

Si queremos obtener cooperación humana en cualquier actividad, debemos primero comprender que son relaciones entre humanos, interacción de sentimientos, pensamientos y, desde luego, de deseos, de gustos, de ilusiones, de objetivos.

No se trata, por favor, no se trata de órdenes simples sin sentido; no se trata de mezclar arena, grava y cemento. Se trata de comprender, de entender y actuar de acuerdo a esto, para conducir, para dirigir, los sentimientos de los seres humanos a nuestra custodia, a nuestra orientación, a nuestra dirección.

De esta manera, a través de la comprensión de los sentimientos nuestros y de los demás, lograremos armonía, afinidad, y con esto obtendremos siempre la cooperación, la base del progreso humano a través de la historia.

 
jorgemadfritsch@gmail.com
{mos_fb_discuss:13}
( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking