El Decálogo sobre la Palabra

 

Para saber

En este mes de octubre el Papa se ha reunido con un grupo de obispos, además de otros invitados, para llevar a cabo la XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, en Roma, para tratar el tema de la Palabra de Dios.

Con este motivo, el Sumo Pontífice Benedicto XVI, presidente de la Asamblea, pronunció una meditación. Un escritor llamado Jesús de las Heras la resumió en el siguiente “Decálogo” que nos ayudará a reflexionar:

1. La Palabra de Dios es firme. Nada es más seguro y cierto. Como lo dijo el Señor: el cielo y la tierra pasarán, pero la Palabra de Dios no pasará. Nuestra respuesta ha de ser la de creer a esa Palabra de verdad.

2. La Palabra de Dios es la verdadera realidad. El Papa señala que todo lo material pasará. Lo vemos ahora en la caída de los grandes bancos: este dinero desaparece, no es nada… son realidades de segundo orden. Quien construye la vida sobre estas realidades construye sobre arena. Sólo la Palabra de Dios es el fundamento de toda la realidad.

3. La Palabra de Dios es la verdadera riqueza. No es la crisis económica la mayor de las desdichas. Sólo la Palabra es la fuente del amor y de la vida. Sólo ésta transforma el corazón del hombre.

4. La Palabra de Dios es creadora y regeneradora. Crea todas las cosas y es la fuente de la vida y del amor. Por ello, todo está llamado a servirla.

5. La Palabra de Dios es el lugar del encuentro entre Dios y el hombre. Dice el Papa que esto significa “que toda la creación está pensada para crear el lugar del encuentro entre Dios y su criatura, un lugar donde el amor de la criatura responda al amor divino, un  lugar donde se desarrolle la historia de amor entre Dios y su criatura.

6. La Palabra de Dios es el hallazgo definitivo. No podemos conformarnos con leer un texto de La Biblia, sino hay que buscar a Dios y su Voluntad. La lectura no es solamente un fenómeno literario, sino ha de comprometer toda nuestra existencia. Debemos ser, pues, pacientes, perseverantes, humildes y apasionados buscadores y lectores con el corazón de la Palabra de Dios.

7. La Palabra de Dios es perenne, es universal. No conoce límites de tiempo ni de espacio. Ha servido y servirá para todos los hombres. Al leer la Palabra de Dios, entramos realmente en el universo de la verdad, de la belleza, de la vida, del amor y en la comunión de la Iglesia que nos hace salir de nuestros límites de lengua, de raza, de cultura, de miras.

8. La Palabra de Dios es el anuncio de Evangelio. Dice el Papa que la evangelización no es una especie de colonialismo eclesial, con que queremos meter a otros en nuestro grupo, sino salir de los límites de las culturas individuales a la universalidad que nos comunica a todos, que nos une a todos y nos hace a todos hermanos.

9. La Palabra de Dios es la escalera para llegar al amor de Jesucristo. Con ella podemos subir y bajar con Cristo, a la profundidad de su amor. La Palabra tiene un rostro, es persona, es Jesucristo. Y antes de que nosotros podamos decir “Yo soy tuyo, Señor”, Él ya nos ha dicho: “Yo soy tuyo”. Así estamos en su corazón que es estar salvados.

10. La Palabra de Dios es la Palabra de la Vida para siempre y para todos. “Tu Palabra, Señor, me da vida. Confío en Ti, Señor. Tu Palabra es eterna. En ella esperaré”.

 
padrejosearticulos@gmail.com

( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking