AMLO en sus conferencias y entrevistas opta por no contestar ante las interrogantes de lo que ha provocado su 4 transformación a México, como lo decía aquel dicho: “Pregúntenle al diablo”.