El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez presume su popularidad pero no convocaba a elecciones hasta que el Parlamento presionó para que se lleven a cabo.

El partido español VOX es un ejemplo claro de que la autenticidad en el mensaje político es algo rentable para los partidos de “derecha”, lo cual puede ser la única manera de contrarrestar la fuerza del presidente López Obrador.

El Partido Popular, Ciudadanos y Vox convocaron a una multitud de alrededor de 200 000 personas en una plaza de Madrid.

Este partido político surge en España como una opción nueva para aquellos que están hartos de partidos y líderes que actúan con un profundo autoritarismo.