Los niños de calle sufren carencias extremas, trabajan desde muy temprana edad para poder comer y abrigarse del frío, sufren a diario de no saber si podrán vivir al día siguiente. Es por esto que hay que implementar ayuda al alcance de nuestras posibilidades.