Amor a distancia

Lo importante de una relación a distancia es la visión que se tenga de ella, porque verdaderamente requiere de un sacrificio enorme.

Recuerda que todo lo que cuesta en la vida es porque vale la pena, siempre con los pies en la tierra y mirando firmemente al cielo.


Relación a larga distancia


Durante mucho tiempo critiqué las relaciones a largas distancia, creía en esos dicho de “amor de lejos, amor de pendejos”, “ amor de lejos, felices los cuatro”, en fin.

Y sin pensarlo, ni mucho menos planearlo me encuentro en una de ellas, y créanme no somos ni felices los cuatro y mucho menos pendejos. Es más, me atrevería a decir que es una forma única de vivir el amor.

En el momento que lo conocí, lo primero que se me vino a la mente y al corazón fueron los miles de millones de contras que tenían estar con alguien que vive a miles de kilómetros de distancia, que no habla mí mismo idioma y claramente la diferencia abismal de nuestras culturas, para resumirles: me estaba muriendo del miedo.

Preferimos cerrarle la puerta el miedo y abrírsela a esa pequeña probabilidad de que las cosas iban a funcionar. Hemos estado cerca y a distancia, esta vez a distancia, puedo decir que ha valido la pena, la vida, la espera y la distancia.

La distancia sin lugar a duda nos ha fortalecido, la presencia adquiere una importancia inigualable, los abrazos, besos, cogidas de la mano se valoran aún más porque se sabe que es extrañarlos. Las conversaciones se vuelven más profundas porque es lo único que se tiene en la distancia. La recursividad es la mejor arma, dar detalles por una pantalla se vuelve en un reto diario que se debe aceptar si se quiere progresar en la construcción de un futuro juntos.

En mi corta experiencia lo importante de una relación a distancia es la visión que se tenga de ella, porque verdaderamente requiere de un sacrificio enorme. Esto quiere decir que si no te ves con la persona al menos en los próximos cinco años, estás perdiendo el tiempo, pero sí en cambio en tu futuro a corto plazo visualizas un camino juntos, ¡vas por el camino correcto!

Extrañar no solo te ayuda a valorar lo que tienes, sino que además fortalece la relación, ya que te obliga a construirla en roca sólida. A entender qué tipo de amor te gusta recibir a ti y a tu pareja y entiendes la frase de “amar hasta que duela”.

Muchas veces ese mismo extrañar se convierte insoportable, por esta razón la paciencia se convierte en tu mejor amiga te guste o no. Visualiza una y otra vez como será el momento en el que se volverán a ver (tengan o no fecha), cierra los ojos, respira y recuerda que si es para ti en el momento indicado estarán juntos.

Pase lo que pase, si es no para ti, si al final las cosas no resultan y por diferentes motivos deciden terminar. Quédate con la satisfacción de haber entregado todo para que las cosas funcionaran, por algo están en este momento caminando juntos, algo en tu momento presente te tiene que enseñar, ¡disfruta cada llamada, cada mensaje, cada foto, cada canción, hasta que dure!

Y por último recuerda que todo lo que cuesta en la vida es porque vale la pena, siempre con los pies en la tierra y mirando firmemente al cielo.

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Modificado por última vez en Miércoles, 16 Mayo 2018 16:42

Email marketing by Interspire