El socialismo: ¿un paraíso terrenal?

En sus orígenes el socialismo prometía un mundo de armonía y abundancia. Compartiendo la propiedad y realizando una distribución de forma equitativa.