Tonterías

El presidente dice muchas tonterías, pero las disfruta. Además, obliga a su fanaticada a defender expresiones verdaderamente ridículas.

Los caminos del presidente

El presidente toma el riesgo de decir tonterías y ocurrencias, las cuales son enormes y terminan por ser una tónica, un estilo propio: el disparate.