Amor y heroísmo por una ciudad

Luis IX de Francia y su esposa Margarita tenían mucho interés por la ciudad de Jerusalén consideraban debería pertenecer a la cristiandad.