Na’más se me ocurrió

Como no se vendió el avión presidencial, al presidente se le ocurrió entregarlo a la empresa militar Olmeca-Maya-Mexica para que se rente al público en general.

AIFA: no importa lo demás

Si el nuevo aeródromo alivia la carga excesiva del actual aeropuerto, eso le tiene sin cuidado al inquilino de la muralla de la pureza.

Un sexenio de total certeza

El avión presidencial ni se vendió, ni se rifó y sigue guardado mientras casi todos los mexicanos seguimos pagando.

Obvio… al fondo a la izquierda

De dónde obtendremos fuerzas los mexicanos para sacar a México del profundo “al fondo y a la izquierda” cuando acabe el sexenio.

Santa Lucía: locura irresponsable

La ampliación de Santa Lucía se inició por orden presidencial antes de tener todos los elementos técnicos para saber si cumplía con las especificaciones aprobadas.

El poder destructivo de AMLO

Da tristeza que el gobierno del presidente López Obrador tenga como saldo una mayor destrucción que una transformación o construcción.