La ciudad natal

Ciudad natal

Podemos subir, bajar, sellar pasaportes, recorrer mundos o solicitar ciudadanías: en el fondo, seremos siempre del lugar donde se hallan nuestros muertos.