Tú nunca serás extraordinario (y yo tampoco)

Seres extraordinarios

Nunca tendremos una vida extraordinaria de superestrella de Hollywood, de la música o de la política, pero sí podemos tener una vida ordinaria y satisfactoria en la medida de nuestro talento, de nuestra suerte y de nuestras circunstancias.