Austeridad, oídos sordos y autocomplacencia

Reducir los gastos no necesarios para la función legislativa ha sido clamor popular de muchos por años, pero los diputados y sus partidos nunca han hecho caso, han tenido oídos sordos.