Na’más se me ocurrió

Como no se vendió el avión presidencial, al presidente se le ocurrió entregarlo a la empresa militar Olmeca-Maya-Mexica para que se rente al público en general.