En la crisis de la esperanza

La juventud tiene el poder de revolucionar al mundo cuando se lo propone, cuando se organiza y conoce su fuerza. Y aunque en México muchas personas quieren apagar esta pequeña esperanza, los jóvenes no deben darse por vencidos.