El cielo lo recibe, bien ganado

Nos entristece la partida de Chuy a la Casa del Padre, y eso incluye a mucha gente de Monterrey, comenzando por el personal a su mando, al que siempre buscó ayudar.