¡Qué se esperen!

El presidente da un trato de primera clase a quienes trabajan para el gobierno y un trato de segunda clase para quienes prestan sus servicios en la iniciativa privada.