El juego se llama solidaridad

Las crisis, dicen los que saben, hacen aflorar lo mejor de las personas, pero también sacan a la luz lo peor de ellas, la del COVID-19 no escapa a ese axioma.