El loco de la casa y el loco del palacio

Es justo señalar que López Obrador mientras más se obsesiona por llevar adelante sus planes, sus erráticas acciones lo arrastran por otro derrotero, totalmente distinto y hasta contrario.