¿Las campañas y el estado fallido?

Hemos abandonado en las familias la educación y formación de los hijos, que han quedado en manos del internet y las redes sociales, bajo el impulso sin freno del afán de poder, de placer y  dinero.