La vulgaridad tiene un antídoto

La locura es el antídoto de la vulgaridad porque gracias a ella se puede tener cordura y reconocer la belleza aún sin verla.