¡Qué siga nevando!

Las nevadas en la Sierra Tarahumara son una recarga para cosechas de agua, recuperación de manantiales y veneros.