Utilizar cubrebocas, una responsabilidad social

“Junto con la higiene de manos y la sana distancia, es un hábito utilizar el cubrebocas que debe acompañarnos los próximos meses”, expresó Samuel Ponce de León del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS).


Personas usando cubrebocas 


Después de seis meses de crisis sanitaria que los mexicanos estamos viviendo por la pandémica del coronavirus, expertos y médicos señalaron que se debe utilizar cubrebocas al salir de casa es una responsabilidad social que debemos cumplir todos, y junto con la higiene de manos y la sana distancia debe convertirse en hábitos que nos acompañaran en los próximos meses.

En sesión virtual “COVID-19 en México. Después de seis meses ¿a dónde debemos ir?”, Samuel Ponce de León Rosales, coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS), indicó que “el cubrebocas es un utensilio que deberíamos utilizar todos los mexicanos siempre que tengamos una actividad social”.

“Su uso no causa efectos secundarios, toxicidad ni daño en quien lo usa, y tiene la potencial virtud de evitar transmitir la infección y que los no infectados se expongan a un inóculo mayor en caso de viajar en el transporte público, ir al supermercado o subir a un elevador, agregó.

Al respecto, Lourdes García García, directora adjunta del Centro de Investigación sobre Enfermedades Infecciosas del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), señaló que se creía que el COVID-19 se transmitía de manera similar a la influenza: por gotas de saliva mayores a cinco micras, las cuales a un metro de distancia caen al suelo. “Pero las partículas del coronavirus son más pequeñas y se quedan flotando en el aire, por eso es importante que los cubrebocas sean de poro pequeño para detener las partículas”.

Alejandro Macías, profesor en la Universidad de Guanajuato y exsubdirector de Epidemiología Hospitalaria en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, consideró que ha sido floja la recomendación del uso del cubrebocas, que en seis meses ha validado su utilidad en todo el mundo y no causa ningún daño.

Macías sugirió que para enfrentar el futuro con la pandemia se requiere ver las cosas con ecuanimidad, sin fatalismos ni complacencias. “Tenemos que mantener la calma y ser responsables ante esta enfermedad”.

En tanto, Rogelio Pérez Padilla, exdirector del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), recordó que contra este virus no tenemos inmunidad. “Toma a la población sin defensas y de ahí su rápida diseminación; por eso todas las precauciones que tengamos son importantes”.

Al analizar el futuro de la pandemia, Ponce de León destacó que necesitamos un nuevo orden mundial, una mejor relación con el medio ambiente, una mejor organización económica y social y una adecuada apreciación de la educación vía virtual, que será parte de nuestra vida cotidiana a partir de la pandemia. “La COVID-19 no va a desaparecer en los próximos años”, subrayó.

Lourdes García recomendó una estrecha colaboración entre los sectores salud, económico, de educación y participación comunitaria, así como una adecuada relación con la vida salvaje, pues el contacto impropio con animales silvestres acercó el virus a los humanos.

Finalmente, los expertos vieron con optimismo la próxima llegada de la vacuna, pero advirtieron que pasarán meses entre su arribo y la aplicación intensiva que se requiere.

 

Te puede interesar: Mexicana encuentra talón de Aquiles del COVID-19

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.