El duelo, una experiencia necesaria en niños y jóvenes

A su paso el COVID-19 ha dejado una estela de muerte y dejado en el desamparo a miles de niños y niñas cuyos padres tuvieron la desgracia de no sobrevivir al virus.



La muerte siempre es un trance difícil de asimilar, pero lo es más cuando sucede inesperada o violentamente, experiencia que debido a la pandemia se ha multiplicado en millones de hogares. Si bien es cierto que toda persona que pierde a un ser querido sufre por ello, los niños y jóvenes son más vulnerables cuando se ven separados para siempre de alguno de sus padres de quienes dependen emocional y económicamente.

Al miércoles 12 de agosto en México, el Gobierno Federal informó que se han registrado 54 mil 666 decesos en el territorio nacional. Para apoyar a los familiares de quienes han perdido a un ser querido, organizaciones de la sociedad civil, académicos, psicólogos y gobiernos han generado programas, algunos de ellos enfocados a los menores.

Uno de estos programas es la Beca “Leona Vicario” del gobierno de la Ciudad de México que otorga un apoyo mensual de 832 pesos a niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años 11 meses, cuya madre o padre hayan fallecido por COVID-19. A principios de junio el padrón de este programa ascendía a 31 mil beneficiarios.

Sumados a las aportaciones económicas, en el mundo se han difundido manuales de acompañamiento a niños y adolescentes frente a duelos por COVID-19.

Uno de estos manuales, elaborado por la Mesa Social Salud Mental y Bienestar Psicosocial de la Pontificia Universidad Católica de Chile, hace una serie de recomendaciones para acompañar dar apoyo a los niños y adolescentes que pasan por este trance.

Entre las sugerencias de este manual se destaca la importancia de comunicar la noticia de la muerte a los menores, para lo cual recomienda generar un espacio de intimidad emocional para dar a conocer la noticia, con tiempo y sin interrupciones. Asimismo, aconseja relatar los hechos partiendo de algún elemento que sea del conocimiento del niño o joven y que le permita anclar la noticia que se le va a dar; como por ejemplo decirle: ¿Recuerdas que te conté que el abuelo se había contagiado de coronavirus?

Además, se indica que deben evitarse frases abstractas que den lugar a confusiones en la mente de los pequeños como: se nos fue o lo hemos perdido. Por lo que debe transmitirse lo sucedido de manera directa, sencilla y clara. “El abuelo falleció, sus pulmones ya no podían seguir funcionando”.

Entre las recomendaciones, se subraya que es muy importante decirle a los niños que ellos no tienen la culpa de lo ocurrido.

Asimismo, se destaca que las expresiones de emociones no deben reprimirse, ni por parte de los adultos que están dando a conocer la noticia, ni de los menores quienes la están recibiendo. Según los especialistas, las emociones asociadas a la muerte son múltiples y pueden ser de tristeza, rabia, miedo o angustia y es recomendable expresarlas por parte de quien las siente. También, quien está acompañando a la persona es necesario que ofrezca apoyo con algún abrazo u otra expresión, sin llegar a desbordarse.

Por otra parte, señalan que al dar a conocer el fallecimiento del familiar es necesario dejar abierto el espacio para que si el niño o joven lo desea haga preguntas sobre lo ocurrido.

Desde el punto de vista tanatológico, indican que, si la familia tiene prácticas religiosas, los ritos y las explicaciones en este ámbito favorecen la elaboración del duelo, dándole un sentido a la experiencia de pérdida del ser querido.

Si bien estas recomendaciones son útiles para apoyar a los niños y jóvenes por la pérdida mortal de un ser querido, en el entorno actual donde debido a la pandemia es difícil despedirse de quienes han fallecido y llevar a cabo los rituales normales como funerales, es importante crear otros en casa, que permitan detenerse en la ocurrencia de la muerte y dar espacio a integrar la noticia, así como favorecer el expresar los propios sentimientos.

 

Te puede interesar: Obesidad infantil aumenta por confinamiento

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.