Enamoradas de un criminal

“La atracción que muestran muchas mexicanas está totalmente ligada con las series y películas sobre narcotraficantes que han invadido el mercado del entretenimiento”, aseguró la psicóloga Jazmín Robles Jiménez.


Enamoradas de Ovidio Guzmán


Mientras miles de personas sienten terror y aversión hacia los criminales, muchas otras sienten atracción y en ocasiones hasta se involucran emocionalmente con delincuentes que han sido responsables de delitos tan graves como asesinatos, violaciones, robos, etcétera.

Hace algunas semanas el narcotráfico tomó las calles de Culiacán, Sinaloa, cuando Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “Chapo” Guzmán, fue arrestado y esa ciudad norteña de México se convirtió en un campo de batalla entre militares y los criminales narcotraficantes quienes exigían la liberación de Ovidio.

Tras horas de tiroteos, explosiones, asesinatos y horror vivido por ciudadanos de Sinaloa, Ovidio Guzmán fue liberado por decisión del Gobierno de México y horas más tarde se hicieron virales las fotografías de la detención del hijo del narcotraficante más peligroso de México; pero las fotografías no sólo causaron enojo, indignación y temor, también provocaron que miles de mujeres en redes sociales declararan su amor al criminal sinaloense.

Con comentarios como “quiero ser tu sicaria”, “está muy guapo”, “está que se come solo” y “me encanta”, por mencionar algunos, miles de mujeres llenaron las redes sociales y abiertamente declararon estar enamoradas de uno de los criminales más buscados y peligrosos del mundo.

Los cientos de comentarios y comportamientos que mostraron mujeres de todo México son conocidos como hibristofilia y es un trastorno que explica la atracción hacia criminales.

Puedes leer: En Culiacán, se rindió el Estado Mexicano 

Hibristofilia, atracción hacia delincuentes

La psicóloga Jazmín Robles Jiménez explicó que la hibristofilia se asocia con otras patologías, pues es una atracción hacia personas con cualidades criminales y poco comunes que causan placer a quien presenta el trastorno. “La hibristofilia puede ser mostrada por hombres o mujeres y en general es una atracción hacia personas que muestran cierto grado de maldad, apatía, insensibilidad o indiferencia”, comentó Robles Jiménez.

El término hibristofilia fue creado en los años 50 por John Money, psicólogo y sexólogo, y de acuerdo con investigaciones de la psicóloga forense Katherine Ramsland, hay tres tipos de mujeres que presentan un trastorno hibristofílico. El primer tipo piensa que su amor puede cambiar al criminal y hacerlo recapacitar, el segundo grupo de mujeres ve a los criminales como niños que deben ser cuidados y merecen compasión y les despierta el instinto maternal, y el último segmento de mujeres se sienten atraídas por un criminal porque quieren popularidad y compartir reflectores con ellos.

Robles Jiménez aseguró que una persona que muestra hibristofilia no necesariamente llega al extremo de enamorarse de asesinos, también puede relacionarse constantemente con parejas que la engañan, le mienten, son infieles o violentas.

“En la hibristofilia la atracción es más bien como un fanatismo, pues quien presenta esa característica tiende a sentir admiración por la personalidad y los rasgos violentos de un criminal”, indicó Jazmín Robles y aseguró que el amor que siente una persona por un criminal es resultado de un fanatismo extremo.

Jazmín Robles Jiménez aseguró que en el caso específico de Ovidio Guzmán, la atracción que muestran muchas mexicanas está totalmente ligada con las series y películas sobre narcotraficantes que han invadido el mercado del entretenimiento y es un hecho que deja al descubierto a una sociedad con un criterio sumamente débil.

“Esos contenidos ponen a los narcotraficantes, sicarios y criminales como hombres y mujeres atractivos visualmente, y romantizan la delincuencia, incluyendo en la trama justificaciones familiares y amorosas a los actos vandálicos que cometen”.

Finalmente, la psicóloga aseguró que es importante que las personas aprendan a distinguir la ficción de la realidad, pues “los criminales son personas con desequilibrios personales y no son galanes o mujeres admirables que han luchado por sus ideales y han hecho justicia”.

 

Te puede interesar: La apología del delito daña a la sociedad 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.