Retos del titular de la CNDH en la 4T

A finales de octubre se dará a conocer el nombre del nuevo titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos; al presidente ya le fueron a presentar a una posible candidata.


Comisión Nacional de los Derechos Humanos / Luis Raúl González Pérez


En las próximas semanas se sabrá el nombre del nuevo defensor o defensora de las personas, una persona que se debe caracterizar por ser autónomo, apolítico y apartidista para que pueda cumplir cabalmente su función: velar que los derechos humanos de los gobernados sean respetados por las autoridades.

El 15 de noviembre, Luis Raúl González Pérez concluye su periodo como titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), y aunque tiene la posibilidad de reelegirse por otro período de cinco años, desde el inicio de su labor como titular del organismo autónomo encargado de proteger los derechos humanos, en 2014, González Pérez, indicó que no buscaría quedarse en el cargo por dos periodos consecutivos.

Al emitir la convocatoria para ocupar el cargo como presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos los senadores expresaron el papel que debe asumir quien quede como titular de la CNDH.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, la senadora Angélica de la Peña Gómez, subrayó la independencia del actuar del titular de la CNDH con respecto a los poderes.

La CNDH debe ser una instancia vital para la vigilancia, defensa y protección de los derechos humanos de acuerdo a los preceptos de la Carta Magna, precisó Peña Gómez. Además, indicó que siempre debe privilegiar el diálogo entre los tres niveles de gobierno y considerar las recomendaciones de organismo internacionales.

Por su parte, el presidente la Comisión de Justicia, el senador Roberto Gil Zuarth señaló que su expectativa del próximo titular de la CNDH es que en el transcurso de los cinco años “tenga pocos amigos en el poder y muchos amigos reconocidos con su aportación”; ésa es la mayor muestra que el titular de la CNDH hizo correctamente su trabajo, indicó.

Asimismo, recordó que una de sus primeras tareas que tendrían que atender y priorizar son los casos de Ayotzinapa y Tlatlaya: “para encontrar la verdad, repara el daño, fincar las responsabilidades y garantizar que nunca más se repitan hechos como éstos”.

Propuesta de AMLO

Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador figuraba aún como el virtual ganador de la elección presidencial de 2018 e inclusive como candidato, señaló que le gustaría contar con la participación del sacerdote católico Alejandro Solalinde como cabeza de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

En su momento, el también defensor de los migrantes, Solalinde, declinó la invitación de López Obrador.

Pero hace unas semanas, en vísperas del cambio del titular de la CNDH, el padre Solalinde se reunió con el ahora mandatario que atiende en Palacio Nacional y llevó su propuesta para el relevo del actual titular de la CNDH: se trata de Elizabeth Lara Rodríguez.

En ese entonces, el sacerdote dijo que no se trataba de ninguna imposición, que al igual que los demás candidatos, ella tendrá que seguir los procesos con la posibilidad de aparecer o no en la terna.

“Yo la propuse porque es mujer y porque es una guerrera”, señaló. Actualmente, Elizabeth Lara Rodríguez es la encargada de la oficina de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en Oaxaca; cargo que ya había desempeñado en Veracruz. Ha colaborado en la defensa de los migrantes en el albergue que dirige el presbítero.

Cabe mencionar que dicha decisión está en manos del Senado de la República, no en las del presidente.

Los retos en materia de seguridad y derechos humanos

En un artículo publicado en El Sol de México, el actual titular de la CNDH, González Pérez señala que “es posible que México supera la grave situación que enfrenta en materia de violencia e inseguridad”, pero debe hacerse dentro de un marco de respeto a los derechos humanos.

Pero, apuntó que centrar la estrategia estatal en dichos ámbitos en el uso de la fuerza constituye una respuesta limitada y parcial, “que poco o nada abonará al abatimiento de la impunidad y a la consecución de justicia”.

En ese sentido, señaló que la demanda debe ir en el sentido de garantizar que los delitos se investiguen y que la aplicación de la ley no sea objeto de negociación.

Por lo que insiste y considera indispensable la creación y operación de fiscalías autónomas, pues complementaría la operación de la Guardia Nacional, “la cual, por sí misma, no constituye la solución a la crisis que el país enfrenta, pero sí puede ser parte de la respuesta al problema”.

En su colaboración en el periódico y la cual tituló como “CNDH | El reto de la seguridad y derechos humanos”, el titular de la CNDH, además agregó que la atención a la crisis de violencia e inseguridad que se vive en el país debe reconocerse y asumirse como una prioridad nacional.

Para ello, es necesario la participación de los mexicanos, así como los esfuerzos y capacidades de autoridades, organizaciones y personas que tengan algo valioso para aportar para tal fin.

Asimismo, señaló que el objetivo no se lograría si desde el poder se generan percepciones erróneas. “Más que descalificar o cuestionar el trabajo de organizaciones civiles, colectivos, expertos y académicos en este ámbito, se les tendría que escuchar y tomar en cuenta”, precisó.

La ruta para presidir la CNDH

La convocatoria ya fue publicada en la página del Senado de la República; los interesados tienen hasta el 11 de octubre para registrarse. Una vez revisados los perfiles, se tiene previsto que el 17 de octubre se publique la lista de aspirantes que cumplieron con los requisitos.

Al día siguiente, el 18 de octubre, se llevará a cabo el proceso de auscultación en el que participarán diversos actores promotores y defensores de los derechos humanos.

El nombre del próximo presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos se dará a conocer a más tardar el 31 de octubre.

Los requisitos para ser titular de la CNDH

Existe un mínimo de requisitos que debe cumplir el próximo titular de la CNDH, entre los que destaca ser ciudadano mexicano, con 35 años de edad, preferentemente abogado de profesión, además, no haber sido acusado por la comisión de algún delito.

También deberá tener experiencia en materia de derechos humanos reconocida por las leyes mexicanas, y conocer los convenios y tratados internacionales en materia de derechos fundamentales.

Además, al momento de la postulación de deberá desempeñar o haber desempeñado un cargo de dirección en algún partido político en el año anterior; o haber ocupado los cargos de secretario, subsecretario del Estado, gobernador o procurador de Justicia un año antes de su designación.

 

Te puede interesar: Fosas clandestinas, un mal que afecta a nuestro país 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.