El peligro de trabajar para la ley

En el cumplimiento de su deber de salvaguardar el orden público y la seguridad ciudadana, elementos de los cuerpos policiacos han sido agredidos sin que ellos puedan actuar de igual manera.


Policías


En México se puede golpear a los policías y parece que no hay consecuencias. Cualquier ciudadano puede agredir a la que se supone es figura de autoridad y respeto, sin que ésta puede defenderse ya que de hacerlo, recibe el señalamiento de abuso de poder por parte de la sociedad sin saber el contexto de la situación.

En redes sociales circulan múltiples videos en los que se aprecia a policías que parecen vulnerables ante ciudadanos prepotentes que intentan huir al ser sorprendidos en delitos, alterando el orden público o cometiendo faltas administrativas.

Los ataques no se limitan a gritos, insultos, empujones, a veces a atentan contra la vida de los oficiales. Los infractores se van a golpes contra los uniformados, los atacan con arma blanca o de fuego, en ocasiones, los cómplices ayudan al presunto culpable y superan en número a los policías, quienes pocas veces accionan sus armas.

A decir de los policías, hay protocolos que ellos deben acatar ya que en caso de que en el incidente alguien resulte herido o, peor, haya un deceso, y se revise que la autoridad no cumplió con lo establecido, ni la ley que ellos mismos representan los podrá salvar de ser acusados.

Asimismo, señalan que el pago por el cumplimiento de su deber y poner en riesgo su vida, no lo vale; pero la necesidad económica es lo que los mantiene trabajando en el oficio.

Uno de los policías entrevistados considera que las agresiones que sufren se deben, en gran medida, a que algunos de sus compañeros abusan, por lo que se han implementado medidas para evitarlo. En consecuencia, se ha sobreprotegido a los presuntos culpables brindando ventaja para llevar a cabo los ataques que en ocasiones han causado lesiones graves o la muerte de los uniformados.

El reporte “Ser policía en México: ¿qué rol asume en la sociedad?” destaca que al preguntar a las personas lo primero que se le viene a la mente al mencionar la palabra “policía”, 35% respondió “corrupción”; 19% la asocia con características negativas como miedo, desconfianza, injusticia; 13% lo relaciona con inseguridad; mientras que 19% los vincula con protección; y solamente 9% la vincula con características positivas.

En ese sentido, otros de los elementos asocia lo anterior y señala que la falta de respeto a quienes portan la placa se puede originar a que los ciudadanos perciben a los policías como figuras de corrupción.

“Pero no todos somos así, habemos quienes sólo queremos llevar, honradamente, el pan diario a nuestras casas”, expresa uno de los policías.

Sancionar por agredir los policías

En la Ciudad de México ya hay una propuesta para aplicar sanciones más severas a las personas que agredan a elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, inclusive, se puede tipificar como delito grave.

Con miras a recuperar el respeto a la policía y con la promesa de mejorar la capacitación de los elementos, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum envió al Congreso capitalino una propuesta de reforma al Código Penal para castigar a quien agreda a un policía.

En ese sentido, la modificación contemplaría una sanción penal mayor y horas de trabajo comunitario.

Confianza y efectividad en los cuerpos de seguridad

A nivel nacional, los ciudadanos no confían en los cuerpos policiacos (federales, estatales y municipales) y consideran que su efectividad es baja; a diferencia de las fuerzas armadas en quienes depositan en mayor medida credibilidad.

Según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) la percepción sobre el desempeño de las autoridades durante el mes de junio, la población de 18 años y más, consideró efectivo el desempeño de la Marina en 86.5%, del Ejército en 83.2%; mientras que la efectividad de la Guardia Nacional fue calificada con 70.9%.

Pero la efectividad en autoridades en los diferentes niveles es más baja, según la percepción de los ciudadanos: a la Policía Federal se le calificó con 65.3%; a la Policía Estatal con 49.8%; y la Policía Preventiva Municipal con 41.4%.

Con respecto a la confianza en los cuerpos policiacos, se relacionan mucho de acuerdo con la percepción de efectividad. En ese sentido, de la población encuestada 88.4% confía en la Marina; 84.9% en el Ejército; y 76.1% en la Guardia Nacional.

 

Te puede interesar: Péguele a un soldado 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.