En tono clasista, el rector de la UIA denuncia “clasismo”

En un tono francamente clasista, elitista y de discriminación, el rector de la Universidad Iberoamericana, el sacerdote jesuita David Fernández Dávalos, acusó de clasista y discriminatoria la actitud de quienes han manifestado su desacuerdo con las políticas y las decisiones de la actual administración.


Ibero


Según el rector de la Universidad Iberoamericana (UIA), el sacerdote jesuita David Fernández Dávalos, la oposición manifiesta de cada vez más grandes sectores de la población del país no es otra cosa que un ataque de carácter clasista y permanente –en los terrenos ideológico, político y económico–, que se perpetra “para que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no tenga éxito”.

Al hablar sobre “El compromiso de los cristianos en la coyuntura de México hoy”, el rector de la UIA, institución educativa de inspiración cristiana, apuntó que entre los factores que generan un panorama difícil en México persiste una “extrema derecha que ha salido a las calles”.

Aunque es un hecho que el Congreso de la Unión es mayoritariamente proclive a apoyar las políticas populistas de López Obrador, lo que suprime toda posibilidad de un contrapeso gubernamental, el académico y religioso aseguró que, a pesar de que López Obrador “aparentemente no tiene contrapesos” en el sector político electoral, esos contrapesos están presentes, y los ejercen quienes poseen los grandes capitales del país y los medios de comunicación.

Esos grupos, a los que llamó élites, a juicio del rector no desaprueban la política económica federal –porque coinciden con ella ya que se siguen aplicando las fórmulas económicas tradicionales–, “pero sí reprueban los proyectos de la Presidencia y que afectan los intereses de los grandes capitales”, indicó.

Fernández, sacerdote jesuita, acusó que son “precisamente esas élites” las que protestan por las decisiones de la actual administración, como el combate a la corrupción, la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México o la construcción de la refinería de Dos Bocas, pues son temas que afectan “directamente sus intereses”. En sus comentarios, sin embargo, no parecen tomados en cuenta los crecientes grupos de gente de la clase media, que no posee “grandes capitales” y reprueba el gobierno de López Obrador.

De manera contradictoria, en una argumentación en la que también criticó lo que, a su juicio, son decisiones “derechistas” del actual gobierno, Fernández Dávalos atribuyó a los “sectores acomodados” actitudes de desplante y discriminación a los mexicanos que votaron por el actual presidente.

El rector de la UIA aseguró que los “sectores acomodados” no tienen proyectos qué oponer, sólo están enojados porque se afectan sus intereses, y que “son los mismos que marcharon para pedir la renuncia de Andrés Manuel”. Sin embargo, testimonios peridísticos demuestran que la mayoría de quienes marcharon no son gente “acomodada”, como dice el religioso.

Ellos, los “acomodados”, dijo, “quisieran que se acabaran Morena y los proyectos populares”; para ellos, los 30 millones de electores de López Obrador, “no son seres racionales, sino manipulables, comprables, que sólo votan con las vísceras, sin medir las consecuencias”, de acuerdo con el comunicado disponible en el portal web de la propia Universidad Iberoamericana. (//ibero.mx/prensa/rector-afirma-que-es-clasista-la-reaccion-de-la-derecha-contra-gobierno-de-amlo)

El rector de la institución “confiada a la Compañía de Jesús y dedicada a formar los hombres y mujeres que México necesita” –según reza la descripción que se hace de la UIA en su página web–, denunció, en tono sectario y con términos que suenan a racismo y a clasismo, que hay una crítica racista y clasista en la reacción contra el gobierno.

También dijo, sin sustentar su aserto, que lo que definió como “la derecha”, tiene pensamientos como: “¿Por qué los que están para servirme, ahora quieren gobernar? ¿Por qué ahora me tengo que preocupar por escuchar a los que debieran permanecer callados?”

La 4T, gobierno de inversión pública y no de políticas públicas

Antes de descalificar a los opositores a AMLO, el rector de la Universidad Iberoamericana criticó que el presidente López Obrador esté “llevando adelante políticas muy semejantes a las de los presidentes de derecha” y que su administración “parece ser un gobierno de inversión pública y no tanto de políticas públicas”.

Siempre contradictorio, el rector opinó que, con sus decisiones, (AMLO) ataca y debilita a la sociedad civil, además de que confisca recursos para la operación regular de instituciones del Estado.

Señaló también que se ha vulnerado a la sociedad civil al acusar que organizaciones civiles han vivido del financiamiento público; y al debilitar organismos autónomos dedicados a la construcción de la democracia como el Instituto Nacional Electoral, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación o la Comisión Reguladora de Energía.

También, dijo, ha atacado al poder judicial al reducirles el salario y al generar “un odio muy importante en el país” contra la Suprema Corte de Justicia, indica la publicación de la Universidad Iberoamericana sobre la conferencia de Fernández Dávalos.

La ambigüedad de la intervención del rector llega al extremo de criticar a López Obrador “por sus decisiones de derecha” y por generar inconformidad popular, pero al mismo tiempo, a considerar que quienes critican las decisiones presidenciales no son los afectados, sino “los acomodados”.

 

Te puede interesar: ¿Qué hay detrás de los rankings de las mejores universidades?

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.