Santa Lucía, contra todo y contra todos (parte 2 de 3)

El equipo de YoInfluyo.com da a conocer las afectaciones de la cancelación del aeropuerto en Texcoco a través de tres entregas. En esta segunda parte de la investigación, abordamos las afectaciones en el sector aeronáutico y turístico.


Aeropuerto de Texcoco


Complicaciones aeronáuticas

Después de que AMLO anunciara la cancelación del NAIM, expertos en cuestiones aeronáuticas –ingenieros, pilotos, controladores aéreos y académicos– sostienen que Santa Lucía no es una opción viable, aunque no por ello consideran que Texcoco solucionará completamente la saturación aérea del AICM.

Un análisis hecho por la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) concluyó que las mejores condiciones técnicas están en el aeropuerto de Texcoco, pensado como un aeropuerto multimodal, y a pesar de que la opción de Santa Lucía fuera técnicamente viable, implicaría una operación poco eficiente y habría problemas de control aéreo para coordinar aeronaves.

Según indica Víctor David Anguiano, presidente del Colegio de Controladores de Tráfico Aéreo (Coctam), no sería posible aeronáuticamente coordinar la operatividad del AICM y Santa Lucía, porque 85% de las operaciones que salen y entran de la Ciudad de México lo hacen por el norte y pasan por encima de la base militar de Santa Lucía; inclusive desde ahí los controladores comienzan a acomodar las aeronaves para su llegada al aeropuerto capitalino.

A mediados de junio, el colectivo #NoMásDerroches consiguió una serie de amparos contra la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, uno de esos amparos indica que la construcción del aeropuerto no pueda continuar en tanto no se obtengan las autorizaciones en materia de seguridad aérea que exigen la Ley de Aeropuertos y su Reglamento, así como los dictámenes y demás estudios de viabilidad aeronáutica.

Alejandro Castillo Castillo, director del Centro de Estudios Especializados en Aeronáutica del Estado de México (CEEAEM), indicó que existe una preocupación muy grande en expertos de aeronáutica porque a pesar de que cartas aéreas hechas por diferentes organismos y expertos mencionan que es imposible la operación de Santa Lucía y Benito Juárez, incluso la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) perteneciente a la ONU elaboró un estudio de más de 160 cuartillas en 2013 que orientó y recomendó la construcción en Texcoco.

Según Alejandro Castillo, gracias a esta situación, el gobierno decidió dejarle la elaboración de las rutas aéreas a la Fuerza Aérea Mexicana, con la finalidad de no darle ninguna regulación a OACI al no tener la obligación de hacerlo.

El turismo que no despegó con el NAIM

Después del triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales y bajo la premisa de cumplir una de las promesas de campaña y cancelar la construcción del NAIM, la calificadora Moody’s Investors Service indicó que dicha decisión “podría descarrilar el impulso positivo del sector turístico mexicano”.

Asimismo, indicaba que “si el proyecto se cancela, afectaría directamente la inversión y el empleo, además de constituir una oportunidad perdida para mejorar la competitividad en México”.

La firma enfatizó el avance de México en el ranking de países más visitados. En 2017 se posicionó como el sexto lugar, con 39.3 millones de turistas foráneos; en 2016 se ubicaba en el octavo lugar; y en 2013 estaba en la posición número 15, de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo.

Actualmente se ubica en la séptima posición de los países con más turistas internacionales.

Diversas notas periodísticas dan cuenta que la cancelación del NAIM afectó la confianza de los empresarios dedicados al sector turístico pues prefirieron detener sus planes inversiones ya que tenían la incertidumbre ante el inicio de una nueva administración.

Pablo Azcárraga, presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico, en entrevista para Reuters, en octubre de 2018 consideró que la cancelación de las obras del nuevo aeropuerto al oriente de la metrópoli es una mala decisión ya que afectaría el futuro del turismo del país, limitaría la creación de empleos y en ese entonces ya había generado nerviosismo en los inversionistas.

En noviembre de 2018, el entonces titular de la Secretaría de Turismo, Enrique de la Madrid, indicó que el turismo debe continuar siendo una de las grandes apuestas de México y para ello era necesario el Nuevo Aeropuerto Internacional de México en los terrenos de Texcoco.

Con la construcción Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco se multiplicaría la capacidad de transporte de pasajeros y carga.

En su fase inicial, el aeropuerto de Texcoco tendría cinco mil hectáreas de superficie, con tres pistas en operación simultánea en una terminal; asimismo, al año atendería a 70 millones de pasajeros al año (unos 191 mil diarios).

Pero en su fase de máximo desarrollo, en el 2060, aproximadamente, se operaría con el doble de pistas, seis; con dos terminales y dos satélites. Anualmente tendría una capacidad de 125 millones de pasajeros (unos 342 mil al día).

 

Te puede interesar: Cancelar el NAIM, una costosa obsesión (parte 1 de 3)

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.