Adolescentes de 60 años

No todas las personas que llegan a la tercera edad viven dignamente, y es que de ello depende la condición socioeconómica y la salud física y mental. Grandes retos se plantean para atender a este sector.


Persona de la tercera edad feliz 


Existe una segunda adolescencia para algunas personas. Sucede en personas de más de 60 años pero que, lejos de entrar en el estereotipo de un adulto mayor, destacan por su energía y entusiasmo por continuar activos.

Se les denomina sexalescentes.

“Los sexalescentes son adultos que han llegado a los 60 años, sexagenarios, con sus capacidades físicas y mentales al 100% y están dispuestos a continuar o a emprender nuevos proyectos”, precisa Red Familia.

Asimismo, señalan que se caracterizan por poseer una gran motivación para nuevas actividades, se preocupan por su salud física y son hábiles con el uso de la tecnología.

Lo anterior coincide perfectamente con una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la que pide cuidar los estereotipos obsoletos sobre las personas de la tercera edad que pueden dar lugar a la discriminación y limitación en oportunidades que pueden disfrutar cuando llevan un envejecimiento saludable.

Y es que la OMS expone que con frecuencia se da por supuesta la idea de que las personas mayores son frágiles y dependientes y, además, una carga para la sociedad.

Abuelito sano, abuelito pleno

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud señala que en todo el mundo la expectativa de vida creció –en México es de 75.2 años– y que ahora ofrece oportunidades de crecimiento personal, convivencia entre familia y amigos, pero todo depende de la salud.

En ese sentido, indica que la salud es importante para un pleno desarrollo durante la vejez; pero si en esos años se vive en un declive de la capacidad física y mental, las implicaciones para la propia persona y quienes le acompañen se convierte en negativas.

Los entornos en los que se desenvuelve también influyen en la calidad de vida, además de llevar una dieta equilibrada, realizar actividad física periódicamente, y abstenerse de fumar.

Por su parte, la OMS está en vías de desarrollar una Estrategia y plan de acción mundiales sobre el envejecimiento y la salud en la que contempla cinco aspecto de actuación primordiales: compromiso con un envejecimiento saludable, alineamiento de los sistemas de salud con las necesidades de las personas mayores, y establecimiento de sistemas para ofrecer atención crónica.

Asimismo, el organismo especializado en gestionar políticas en salud, considera importante adoptar medidas para combatir la discriminación por la edad, así como mejorar en investigaciones especializadas para dar un correcto seguimiento a cuestiones relacionadas con el envejecimiento.

Futuro de las personas mayores en México

Los gobiernos deben poner atención especial ante el incremento acelerado de la población adulta mayor y el aumento de la esperanza de vida, pues significa grandes desafíos para los sistemas de pensión, jubilación y salud, señaló el Instituto Nacional de las Mujeres.

Y es según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografìa (INEGI) se prevé que para el año 2050 las mujeres de 60 años y más representen 23.3% del total de la población femenina y los hombres constituyan 19.5% del total de la masculina.

Asimismo, señala que la esperanza de vida de la población mexicana se duplicó lo cual Según un estudio del INEGI DE 2017, en el país hay aproximadamente 13 millones de personas de 60 años o más de los cuales 53.9% son mujeres y 46.1% son hombres.

La 4T y los adultos mayores

A decir del presidente Andrés Manuel López Obrador, una de las prioridades de su gobierno son los adultos mayores. En campaña electoral se comprometió a aumentar la pensión para este sector de la población.

Lo cumplió. Algunos vivieron en la incertidumbre ya que no les fue notificado a tiempo que el apoyo económico sería trasladado a otra tarjeta.

En diversos medios de comunicación se documentó cómo los adultos mayores acudían a tiendas de conveniencia para hacer sus compras, pero al llegar a la caja para hacer el pago correspondiente, la tarjeta no pasaba.

En el mejor de los casos, pagaban en efectivo; en otros, lamentablemente tenían que salir de la tienda sin ningún producto de despensa y con la preocupación de no contar con ese apoyo económico.

 

Te puede interesar: El maltrato a los adultos mayores, un mal de nuestros días 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.