Exigen acabar con las ocurrencias en educación

La evaluación a los maestros no debe considerarse como un castigo para los docentes, sino como una herramienta para fortalecer las áreas que han sido descuidadas en el sistema educativo.


Reforma educative


Las leyes secundarias de la reforma educativa deben servir de puente para dar orden y congruencia a normatividades específicas, instituciones, lineamientos y decretos secretariales del Sistema Educativo, a fin de lograr una mejora efectiva tomando en cuenta que el centro y el fin son los estudiantes y nadie más, indicó José Francisco J. Landero Gutiérrez, presidente del Consejo Red de Organizaciones En Suma por la Educación.

Al participar en las audiencias públicas que organiza el Congreso de la Unión como parte de los trabajos para elaborar las leyes secundarias de la reforma educativa, Landero Gutiérrez subrayó que es fundamental que la ley exprese con claridad en qué consiste la rectoría del Estado de la educación, y que quede bien establecido el derecho de madres, padres y tutores de familia de participar como primeros educadores de sus hijos.

Los cambios relacionados con la educación inicial y la obligatoriedad de la educación superior implica retos que requieren que el diseño presupuestal de los próximos años, la infraestructura y programas educativos deben estar planificados, para evitar ocurrencias o desperdiciar recursos existentes.

Destacó que la intención expresada en los cambios de la educación tiene como base la excelencia educativa, la cual tiene que elevar los parámetros y exigencias a las escuelas, a los maestros, a los directores a los supervisores; tanto para mejorar su desempeño como también para lograr los aprendizajes de los estudiantes.

Con lo que respecta a la evaluación de los maestros, dijo que tiene que considerarse desde una perspectiva de mejora personal y gremial, como una oportunidad para demostrar el potencial de los profesores como modelo a seguir y como constructor de conciencias.

Además, el propósito de la evaluación debe ser evitar la discrecionalidad, el nepotismo, la corrupción y la imposición, subrayó.

En lo que respecta al ingreso y promoción de los profesores, indicó que la Ley General de Educación tiene que ser precisa, por lo que es necesario indicar cuáles serán las acciones que sustituirán las funciones del desaparecido Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y los cambios a la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente.

Landero Gutiérrez se pronunció porque los procesos de evaluación no desaparezcan, y que la capacitación de los maestros esté vinculada a la evaluación con la intención de formar un círculo virtuoso en el proceso educativo consistente en el acompañamiento, seguimiento y análisis de su impacto en las aulas.

“En Suma por la Educación no creemos que la evaluación sea un factor para castigar a los docentes, sino para fortalecer las áreas que han estado descuidadas por un sistema educativo con carencias. Si los procesos de formación continua no impactan directamente en el aula, entonces no servirá de nada”, afirmó el presidente de la asociación civil.

Con lo que respecta a la evaluación de los alumnos, dijo que es imprescindible que la Ley General de Educación plasme cuáles serán los instrumentos para realizarla, y propuso que las pruebas Enlace y Planea sean utilizadas, aprovechando lo positivo y desechando lo que no fue útil de las mismas.

Educar, derecho de los padres

Como representante de la sociedad civil organizada, el presidente de En Suma por la Educación, reiteró que los padres tienen el derecho de ser los primeros educadores de sus hijos, y que su participación en las escuelas no debe limitarse a responsabilizarse de que los alumnos asistan a clases o a que supervisen cómo se utilizan los recursos para la infraestructura de los centros educativos, sino que va más allá, en conocer la información sobre la evaluación, los métodos pedagógicos y los maestros, además de que tienen la obligación de coadyuvar al logro educativo de sus hijos.

Landero Gutiérrez fue enfático al señalar que la educación deberá sustentarse en conocimientos científicos que alejen a los alumnos de ideologías y doctrinas particulares.

Por otra parte, resaltó que es necesario que las nuevas leyes secundarias estén articuladas con los cambios en el Reglamento Interior de la Secretaría de Educación Pública, pues de lo contrario su implementación será muy lenta. Asimismo, hizo un llamado a los gobiernos de los Estados para que realicen las adecuaciones pertinentes a sus leyes locales para generar armonía bajo un marco federalista.

 

Te puede interesar: Educación, ¿de calidad?

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.