Comunicación satelital, base del progreso

Comunicarse a distancia de manera inmediata a través de audio e imagen utilizando celulares o computadores es algo de lo más común que en la actualidad a nadie sorprende y que gracias a la tecnología satelital es posible.


Telecomunicaciones en México


A lo largo de la historia de la humanidad, muchas han sido las maneras que los hombres han buscado para comunicarse a distancia. Tiempo atrás fueron utilizadas las palomas mensajeras, las cartas, hasta que poco a poco se fueron desarrollando tecnologías como poner los satélites en órbita los que hoy permiten transmitir datos, imágenes y sonidos de manera inmediata, sin que las distancias hoy sean un gran obstáculo.

El satélite Telstar 1 fue el primero en transmitir señales de televisión y telefonía y fue puesto en órbita por la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, (NASA por sus siglas en inglés) el 10 de julio de 1962.

En México, con motivo de la realización de las Olimpiadas de 1968, el gobierno comenzó a utilizar satélites de comunicaciones, y fue hasta 1982 cuando el gobierno mexicano a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, tomó la decisión de adquirir su primer sistema de satélites llamado Sistema Morelos, que estaba compuesto por los Morelos 1 y 2 y un Centro de Control Satelital que se ubicó en Iztapalapa, en la Ciudad de México. De esta manera lograría relacionar zonas rurales y urbanas.

Tres años después, el 17 de junio de 1985, el satélite Morelos I fue lanzado y puesto en órbita por la NASA, poco tiempo después, el 27 de noviembre de ese mismo año el satélite Morelos II fue lanzado en Cabo Cañaveral, en el transbordador espacial Atlantis. En esta misión, Rodolfo Neri Vela se convirtió en el primer mexicano en viajar al espacio como miembro de la tripulación, en calidad de Especialista de Carga.

Una vez que concluyó la vida útil del Morelos I y el Morelos II, el gobierno adquirió otro sistema satelital para sustituirlos, así fue que los satélites Solidaridad I y Solidaridad II fueron puestos en órbita en 1993 y 1994, respectivamente.

Actualmente, México tiene en órbita su tercera generación de satélites gubernamentales con el sistema MexSat, conformado por el Bicentenario, para comunicación fija, y el Centenario y el Morelos 3, para comunicación móvil. Adicionalmente, el sistema cuenta con dos Centros de Telemetría y Control para la operación de los satélites, ubicados en Iztapalapa, en la ciudad de México, y en la ciudad de Hermosillo, Sonora.

Sector estratégico para el gobierno

Como parte de la estrategia nacional de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), considera el desarrollo de la tecnología satelital como prioritaria, siendo uno de los principales retos de la industria aeroespacial mexicana aumentar la cobertura de los servicios de comunicación.

En los primeros meses de la actual administración, el titular de la dependencia, Javier Jiménez Espriú, aseguró que en materia satelital se trabajara por la preservación de las posiciones orbitales y frecuencias asociadas a favor de México; la provisión de comunicaciones seguras y confiables en todo el territorio nacional, incluido el mar territorial y la zona económica exclusiva, disponibles las 24 horas los 365 días del año; y el control y autonomía del gobierno federal sobre las comunicaciones satelitales estratégicas de seguridad nacional en entornos fijos y móviles.

El 23 de enero durante una reunión que Jiménez Espriú sostuvo con el director general de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), Javier Mendieta Jiménez, dijo que “vamos a hacer lo que se necesita para desarrollar al país, conectar a la gente, construir infraestructura y comunicaciones, así como, a través de este rubro espacial, atraer las vocaciones de nuestros jóvenes hacia ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) para construir capacidades tecnológicas para nuestro país”.

La Agencia Espacial Mexicana es un organismo público descentralizado del gobierno federal, que fundamenta su trabajo en el Programa Nacional de Actividades Espaciales, el cual consta de cinco Ejes Rectores:

• Formación de Capital Humano en el Campo Espacial

• Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico Espacial

• Desarrollo Industrial, Comercial y Competitividad en el Sector Espacial

• Asuntos Internacionales, Normatividad y Seguridad en la Materia Espacial

• Financiamiento y Gestión de la Información en Materia Espacial La Agencia Espacial Mexicana imparte diversos cursos y vincula a instituciones educativas nacionales e internacionales para la continua formación del capital humano especializado en este sector.

A lo largo del tiempo, la UNAM ha sido una institución que ha colaborado estrechamente con la Agencia Espacial Mexicana a través de diversos proyectos científicos y de ingeniería, y actualmente por su Programa Espacial Universitario.

 

Te puede interesar: Inicia la guerra comercial entre Estados Unidos y China

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.