Imprimir esta página

Recursos contra la pobreza se concentran en solo 3 programas sociales

Poco queda de la Secretaría que combatía diferentes causas de la pobreza.


Hacer menos con más


El 83% de los recursos asignados a la Secretaría de Bienestar se erogan solo en 3 programas sociales siendo que la Secretaría opera 13 programas.

Los tres programas que concentran la mayoría del presupuesto de la secretaría son el de Pensión para el Bienestar de Adultos Mayores, Pensión para el Bienestar de Personas con Discapacidad y Sembrando Vida.

Es decir el resto de las poblaciones vulnerables de las que se ocupa la Secretaría deberán ser atendidas con menos del 20% de los recurso que administra. Entre dichas poblaciones encontramos a mujeres y niñas, jóvenes así como jornaleros agrícolas e incluso migrantes.

Lo anterior a pesar de que los recursos asignados a dicha Secretaría prácticamente se duplicaron del ejercicio fiscal anterior al actual pasando de 78 000 millones a alrededor de 148 mil millones aunado que se redujeron los programas de 18 a 13, es decir se operan menos programas, concentrándose los recursos en solo tres con caso el doble de dinero.

La intención de esta administración manifestada en múltiples ocasiones es hacer más con menos pero objetivamente en esta caso se operaran menos programas con más recursos.

En opinión de Alejandro González, fundador de Gestión Social y Cooperación (Gesoc), si bien este tipo de operación de los programas puede ayudar a evitar la dispersión de los recursos también equivale a un camisa de fuerza para atender la multitud de factores que ocasionan la pobreza.

“Paasamos de una visión más integral a una visión en lo cual lo prioritario es atender grupos específicos independiente de la valoración multifactorial de los problemas que se requieren enfrentar”, indicó González.

Cabe mencionar que la otrora Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) operó por once años el programa de estancias infantiles, que apoyó a poco más de 9 mil estancias empleando principalmente a mujeres y atendiendo a alrededor de 300 mil infantes, coadyuvando en su mayoría con madres trabajadoras en el cuidado de sus hijos, pero también colaborando con padres solos.

El Instituto de Desarrollo Social (Indesol) cuya cabeza de sector era Sedesol, que durante 26 ha gestionado el programa de Coinversión Social, ha visto el desarraigo de la naturaleza del programa que financiaba en conjunto con las organizaciones de la sociedad civil diferentes proyectos, ya que es una decisión del gobierno no enterar el menor recurso a estas organizaciones.

Por décadas el programa más importante fue justamente aquel que entregaba recursos directamente a las familias, con el compromiso de que los hijos se mantuvieran en la escuela y se les hicieran un seguimiento en salud conocido en tiempos de los expresidentes Fox y de Calderón como Oportunidades y una versión similar con Peña llamado Prospera. Con sus antecedentes Solidaridad con Salinas de Gortari y Progresa con Zedillo.

Hoy entre las prioridades no se hallan los estudios y la salud de las nuevas generaciones que se atendían con recursos directos a las familias que de hecho se entregaban a las madres de familia.

Con información de Reforma y Expansión.

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.