Ciudades retroceden en inversión y educación a causa de la pandemia: IMCO

Las mediciones se realizaron en el marco de la pandemia, sin embargo hay secuelas que no han podido medirse como el impacto en la educación.



Con motivo de la pandemia de COVID-19, las ciudades en México mostraron caídas en indicadores económicos, sociales y educativos. Las zonas urbanas perdieron diversidad en los sectores que aportan a sus economías, la desigualdad de salarios se incrementó y un mayor porcentaje de trabajadores declaró no percibir ingresos, de acuerdo con el Índice de Competitividad Urbana 2021 del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

En conferencia de prensa, Valeria Monroy, directora general del IMCO, explicó que en esta medición se incluyeron 69 ciudades que concentran 86 por ciento del PIB y representan 88 por ciento de la inversión en el país.

El reporte indica que se presentaron caídas generalizadas en finanzas: se redujo el porcentaje de ingresos de 28 a 26 por ciento del total de ingresos públicos. En inversiones se observó 18 por ciento menos inversión extranjera directa neta en promedio (de 429 a 352 millones de dólares ponderados por el PIB).

Además de que el desarrollo de talento se vio particularmente afectado, pues aunque el sistema educativo ya tenía problemas estructurales, la pandemia los profundizó. En años anteriores el promedio de la cobertura escolar para niños menores de 14 años no superaba el 82 por ciento.

Al analizar las caídas en el número de alumnos inscritos, se observa que las ciudades perdieron al menos dos por ciento de los alumnos en 2021 respecto al ciclo escolar 2019-2020.

El IMCO señaló que la falta de datos que permitan dimensionar los efectos de la pandemia sobre el aprendizaje, mediar la magnitud de la deserción y realizar evaluaciones comparables, será aún más difícil para las ciudades desarrollar el talento humano que necesitan para crecer.

De acuerdo con el Banco Mundial, los aprendizajes perdidos podrías significar una disminución de por lo menos ocho por ciento de su ingreso futuro.

En el caso de las ciudades que retrocedieron de manera importante destacan Celaya con un impacto en cinco posiciones, esto es resultado de que su tasa de homicidios incrementó 152 por ciento, mientras que León perdió tres posiciones por un aumento del 32 por ciento en la tasa de homicidios y su diversificación económica cayó drásticamente.

Aun cuando la crisis observada por la pandemia fue generalizada, hubo ciudades que observaron mejoras significativas en relación con el resto de las zonas urbanas.

 

Los indicadores mostraron que las ciudades mejor evaluadas se encuentran el Valle de México, Guadalajara, Querétaro, Monterrey y Mérida, pues redujeron su incidencia delictiva de 19 a 16 delitos por cada 100 mil habitantes, incrementaron su capacidad de tratamiento de aguas y presentaron un mayor porcentaje de hogares con computadora e internet: de 26 a 37 por ciento.

Valeria Monroy explicó que las mediciones se realizaron en el marco de la pandemia, sin embargo, hay secuelas que no han podido medirse como el impacto en la educación, ya que hasta el momento se sabe que la deserción escolar es de 3.8 por ciento en ciudades con más de un millón de habitantes, de 0.3 por ciento en las que tienen medio millón o más y no se ha logrado alcanzar el 82 por ciento en la cobertura educativa en el país.

El IMCO a través del Índice de Competitividad Urbana evalúa 69 ciudades, con el fin de reconocer la complejidad y diferencias entre las zonas urbanas, los resultados se presentan por tamaño de población y se clasifican en seis niveles de competitividad: alta, adecuada, media alta, media baja, baja y muy baja.

 

Te puede interesar: En 2021, aumentaron 5% los feminicidios en México

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.