El ámbito clínico y social es clave para atender a las personas en la vejez

“El envejecimiento es un proceso multicausal, lo que quiere decir que está implicada más de una variable”, comentó Diana Lizbeth de la Cruz Ramírez, del Departamento de Fisiología y Biofísica de la Universidad de Washington.



Diana Lizbeth de la Cruz Ramírez, del Departamento de Fisiología y Biofísica de la Universidad de Washington, aseguró que el envejecimiento es un proceso que todos experimentamos y desde el punto de vista biológico es la consecuencia de la acumulación de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, lo que deteriora las propiedades funcionales.

“El envejecimiento es un factor de riesgo para enfermedades metabólicas, neurodegenerativas y cáncer. A medida que nos hacemos viejos, la disminución de las propiedades funcionales aumenta la vulnerabilidad a la enfermedad y la muerte”, comentó la especialista y detalló que las enfermedades de mayor riesgo para los adultos mayores son el cáncer, Alzheimer, enfermedades del corazón, diabetes, demencia y COVID-19.

Puedes leer: Cada 30 segundos se amputa una extremidad a causa de la diabetes

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que para 2050 en el mundo habrá más adultos mayores de 65 años de edad que niños menores de cinco. “Entender sus necesidades (de las personas de la tercera edad) a partir del punto de vista clínico y social es clave para atender sus requerimientos”, recalcó Diana Lizbeth de la Cruz en el Seminario de Complejidad y Salud, del Centro de Ciencias de la Complejidad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De la Cruz Ramírez detalló que el envejecimiento es un proceso multicausal, lo que quiere decir que está implicada más de una variable. “Puede estar determinado por una inestabilidad genómica, disfunción en la síntesis y degradación de proteínas porque las neuronas no puedan censar los nutrientes, disfunción mitocondrial o agotamiento de células madre”.

Finalmente, la especialista explicó que conforme avanza la edad “presentamos ojo seco, que dificulta la visión; reducción en la secreción de la saliva, relacionada con el aumento de caries que lleva a la pérdida de dientes; arritmias e hipertensión; enfermedad inflamatoria intestinal, obesidad y diabetes, o incontinencia urinaria”, precisó la científica.

 

Te puede interesar: UPAEP recibió el Premio AMCO 2021

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.