Casos de Alzheimer pueden aumentar con la pandemia de COVID-19

“Afecta más a la población femenina que a los varones. De cada 100 individuos con esta enfermedad, 60 son mujeres”, indicó María del Carmen Cárdenas Aguayo, investigadora de la UNAM.



En el marco del Día Mundial del Alzheimer, celebrado el 21 de septiembre, expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aseguran que esa enfermedad se considera la nueva epidemia del siglo XXl, pues actualmente hay 35 millones de personas en el mundo con esa condición y se estima que cada 20 años, la cifra se duplicará.

De acuerdo con el organismo Alzheimer's Disease International, para 2030 se espera que haya 65.7 millones de personas con Alzheimer y para 2050, la cifra podría alcanzar los 115 millones de ciudadanos. En México, se estiman cerca de 900 mil casos; sin embargo, los números se podrían elevar a un millón de personas con Alzheimer, pues muchas personas no reportan sus padecimientos en los sistemas de salud.

“Afecta más a la población femenina que a los varones. De cada 100 individuos con esta enfermedad, 60 son mujeres”, indicó María del Carmen Cárdenas Aguayo, titular del Laboratorio de Reprogramación Celular y Enfermedades Crónico-Degenerativas del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la UNAM, y destacó que ello pude relacionarse con la longevidad y los estrógenos.

El Alzheimer se caracteriza por olvidos frecuentes, pérdida de objetos o colocación de ellos en sitios inadecuados y repetición de historias o preguntas, ya que la zona afectada es el hipocampo, que es el área responsable del aprendizaje y la memoria a corto plazo, encargada de elaborar y almacenar nueva información. Según María del Carmen Cárdenas, la poca escolaridad se puede relacionar con el Alzheimer.

La científica alertó a la población, pues debido a la pandemia de COVID-19, el número de casos de Alzheimer podría crecer en los adultos mayores de 65 años que enfermaron gravemente de SARS-CoV-2, pues el virus “puede afectar el sistema nervioso provocando inflamación, la cual está relacionada con la neurodegeneración”.

Aunque no hay curas para el Alzheimer, la científica aseguró que la enfermedad puede retrasarse con una dieta saludable que incluya frutas y verduras, sobre todo aquellas con más antioxidantes como frutos rojos, jitomate, brócoli, lechuga, semillas, aceite de oliva y pescados, con actividad física, de al menos 20 minutos al día y estimulación cerebral, con juegos, aprender un nuevo idioma o estudio.

“Existe una serie de factores de riesgo para padecer la enfermedad y otros tipos de demencia, entre ellos el sedentarismo, obesidad, consumo de comida chatarra, diabetes, estrés, insomnio, depresión, alcoholismo, tabaquismo, baja escolaridad y contaminación ambiental”, explicó Cárdenas Aguayo.

 

Te puede interesar: Pide SCJN legislar de nuevo sobre objeción de conciencia

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.