La justicia digital avanza, pero hay retos por resolver: México Evalúa

Por la presencia del COVID-19 los juzgados y tribunales fueron cerrados al no estar en la lista de actividades no esenciales, sin embargo, la demanda de justicia nunca se detiene y su impartición sí es una actividad esencial.


Justiciar digital


A pesar de que la digitalización de la justicia estaba ya en marcha, no fue sino a que por la emergencia sanitaria se cerraron los juzgados y tribunales del país que se requirió hacer un mayor uso de las tecnologías digitales para llevar a cabo la impartición de muchos de los procesos judiciales ya que la demanda de justicia nunca se detiene, señaló Edna Jaime, directora general de México Evalúa.

Durante la presentación de la Guía de buenas prácticas en el uso de nuevas tecnologías para la impartición de justicia, elaborada por este instituto, abundó que en un primer momento los poderes judiciales implementaron guardias presenciales para resolver asuntos urgentes, principalmente en materia penal y casos graves en materia familiar; sin embargo, se enfrentaron al reto de cómo seguir atendiendo el resto de los asuntos sin poner en peligro al personal ni a los usuarios de la justicia

Ante ello, se vio obligado a arrancar un proceso de adaptación prácticamente sobre la marcha y en el que tuvieron ventajas aquellos poderes judiciales que ya contaban con avances en el desarrollo de tecnología al tener expedientes electrónicos, tribunales virtuales, juzgados, sin embargo más allá de las cuestiones tecnológicas y el uso que ya tenían algunos surgían dudas como si existía una normatividad adecuada para implementar el teletrabajo judicial, o si los derechos de los justiciables quedaban protegidos en estos esquemas, o bien cómo se procesarían los casos en localidades con una baja penetración de internet, entre otros.

Con la finalidad de responder estas y otras preguntas, así como pretender enriquecer el proceso legislativo y la toma de decisión que le corresponde a cada poder judicial del país, con recomendaciones basadas en evidencia y buenas ideas probadas nacional e internacionalmente y favorecer el trabajo judicial, México Evalúa realizó esta guía, aseguró Edna Jaime.

Por su parte, Laurence Pantin, coordinadora del programa de Transparencia en la Justicia de México Evalúa, al presentar el estudio reconoció que hoy por hoy “la digitalización de la justicia no sólo es indispensable, sino que es inevitable” y es un asunto delicado que requiere cautela y reflexión.

Agregó que la justicia digital todavía no se entiende plenamente, por ello subrayó que es necesario estudiar estos procesos, además advirtió que, si bien es cierto que “la digitalización puede eficientizar la impartición de justicia, es importante cuidar que no la deshumanicemos”.

Laurence Panti resaltó que “si se quiere apostarle a la justicia a través del internet, es importante el desarrollo digital del país, porque si no se amplía la cobertura de internet en México, la justicia digital terminará siendo un lujo”.

Asimismo, agregó que impulsar la justicia digital no es replicar digitalmente lo que se hacía en papel o presencialmente, sino que se trata de pensar cómo podemos mejorar los procesos gracias a las nuevas tecnologías.

Entre los beneficios que reporta esta modalidad, destaca la Guía es que se evita el desplazamiento de los usuarios a un juzgado, se reducen riesgos de corrupción al disminuir el contacto con funcionarios, se evita el uso de papel y permite el teletrabajo de funcionarios.

La Guía menciona una serie de recomendaciones para considerarse en el marco normativo y en la práctica de los poderes judiciales, entre las que menciona la importancia de:

Dar certeza a todos los actores de que el uso de las nuevas tecnologías en la impartición de justicia garantice debido proceso y la transparencia.

Fomentar la adopción de herramientas digitales por parte de los Poderes Judiciales, pero sin cerrar los canales tradicionales para tener acceso a la justicia y sin impedir el uso de las soluciones ya existente.

Y, fomentar el desarrollo digital del país.

Además, destaca que es importante tomar en cuenta los límites que tiene el uso de las nuevas tecnologías, frente a ello, la Guía menciona que es importante que exista flexibilidad, transparencia y el estudio de los procesos que se lleven a cabo de manera remota.

En la presentación de la Guía estuvieron presentes como invitados diputada Pilar Ortega, presidenta de la Comisión de Justicia en la Cámara de Diputados, y José Ramón Cossío, ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

En su intervención, la legisladora Pilar Ortega aseguró que actualmente la distancia entre autoridades y ciudadanos se está ampliando, y la justicia digital puede ayudar a reducirla. Sin embargo, los vicios del sistema de justicia no desparecerían con estas herramientas, e incluso podrían replicarse.

En tanto, el exministro Cossío consideró que la creciente cantidad de asuntos rebasará por completo la capacidad de los poderes judiciales. Y las herramientas de la justicia digital pueden ser la válvula de escape para resolver el mayor número de conflictos de la manera más eficiente posible.


Te puede interesar: Serán públicas todas las sentencias judiciales

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.