Imprimir esta página

Debilitar a la Cofepris atentaría contra la salud de los mexicanos

La decisión de supeditar la Cofepris a la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud generaría conflicto de interés y pondría en riesgo la certificación internacional ante la OMS.


Conflict de intereses 


La Secretaría de Salud envió una propuesta de reestructuración a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) en la que se plantea la desaparición de la Comisión Federal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) como organismo autónomo para que forme parte de una subsecretaría a cargo de Hugo López-Gatell.

El titular de Salud, Jorge Alcocer Varela, firmó el acuerdo que busca, de un plumazo, reorganizar a esa secretaría y en la que Hugo López Gatell estaría a cargo de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud quedando bajo su supervisión la Cofepris y la Comisión Nacional Contra las Adicciones, además de 10 centros y direcciones que atienden temas de salud para la infancia, adolescencia, salud mental y prevención de accidentes, entre otras.

Esta reorganización no consideró detalles legales, como lo mencionó en su cuenta de Twitter la diputada Martha Tagle, de Movimiento Ciudadano, quien advirtió que "el cambio de adscripción de la Cofepris no se puede dar mediante un acuerdo interno de la Secretaría de Salud, pues es un órgano desconcentrado con autonomía administrativa, técnica y operativa, de conformidad con el artículo 17 bis de la Ley General de Salud”.

Por otra parte, Salomón Chertorivski, quien fue secretario de Salud en el mandato de Felipe Calderón, aseguró que supeditar la Cofepris a la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, de la Secretaría de Salud, acarrearía tres principales problemas: “Un claro conflicto de interés; se pone en riesgo nuestra certificación internacional ante la Organización Mundial de la Salud, y una posible ilegalidad”.

Especialistas consultados por Yo Influyo, que pidieron el anonimato, coincidieron con lo expresado por Chertorivski y resaltaron que el conflicto de intereses podría radicar en que sin verificar que se cumpla con la seguridad, calidad y eficacia de los insumos para la salud, la autoridades podrían adquirirlos con el único fin de cubrir la demanda, esto representaría un potencial riesgo para la salud de la población, ya que con tal de garantizar el abasto inclusive podrían llegar a hospitales y farmacias insumos falsificados.

Con este cambio, se corre el riesgo de que Cofepris pierda la certificación internacional que la califica como Autoridad Reguladora Nacional de Referencia Regional (ARNr) que la Organización Panamericana de la Salud le otorgó a México y la cual sólo ocho países en el orbe han recibido. Al incumplir con estándares internacionales, los productos fabricados y comercializados en México comprometen su finalidad de uso, y esto significaría pérdidas para la industria farmacéutica nacional ya que no podrían vender sus productos internacionalmente y mucho menos aspirar a venderle a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cabe recordar que el 5 de julio de 2001 el Diario Oficial de la Federación publicó el Decreto de Creación de la Cofepris, donde se estableció su organización y funcionamiento como un órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Salud, con autonomía técnica, administrativa y operativa, responsable del ejercicio de las atribuciones en materia de regulación, control y fomento sanitarios, en los términos de la Ley General de Salud.

En la actualidad, la Cofepris es un importante filtro que evita la corrupción, cuida la salud de la población a corto y largo plazo y evita que entre al mercado nacional sustancias y productos que pueden generar daños irreparables a quienes los consumieran.


Te puede interesar: Desmantela AMLO los entes autónomos

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.