Busca el PRI el camino para resurgir

El pasado 17 de julio se llevó a cabo el primer debate entre candidatos a presidente del PRI; partido que definirá su rumbo en el periodo 2019-2024, pues se juega su permanencia en la vida política nacional, y sus candidatos discuten entre ser oposición o ser aliados del Gobierno de López Obrador.


Debate PRI


A un mes de que llegue el día de la elección a la presidencia del PRI, los tres candidatos a la dirigencia del partido, Alejandro Moreno, Lorena Piñón e Ivonne Ortega, se enfrentaron en un primer debate.

A pesar de que la del PRI pareciera un relevo más de dirigencia, como en cualquier partido, para Alejandro Aurrecoechea, director de Análisis y Riesgo Político de Integralia Consultores, en esta elección se juega mucho para la vida política del país.

Aurrecoechea dice que Alejandro Moreno, candidato puntero en las encuestas, tiene una tendencia de acercamiento al actual Ejecutivo y, si gana, podría dejar con menos contrapesos políticos al presidente, principalmente en la Cámara de Senadores, donde Morena no tiene mayoría.

Mientras tanto, Marina Reyes, Consultora de Asuntos Políticos y Electorales de Integralia Consultores, dijo que los candidatos mostraron falta de visión política en el diagnóstico del PRI y sería mejor esperar al segundo debate, que será cuatro días antes de la elección.

A pesar de la serie de ataques y denuestos entre ellos, los tres aspirantes expusieron un panorama general de la decadencia que el partido ha sufrido y que lo afectó hasta convertirlo en la tercera fuerza política en el congreso, además de llevarlo a perder la presidencia de la República.

En ese sentido, Marina Reyes dice que durante el debate Alejandro Moreno utilizó un discurso que lo mostró como la persona idónea para combatir la corrupción y recuperar las bases de la militancia en el país.

Te podría interesar: El PRI se debate en su peor crisis 

“Dejamos de escuchar la militancia, se solaparon actos de corrupción, regalamos argumentos para que los demás nos descalificaran”, dijo Alejandro Moreno, respecto a los problemas que han provocado el desmantelamiento del partido dominante del siglo XX.

El analista Alejandro Aurrecoechea asegura que existen indicios claros de un acercamiento entre Moreno y el Gobierno Federal, por lo que una eventual victoria de Moreno podría dar vida a una alianza entre el PRI y Morena.

Otra de las personas que quieren presidir el partido es Ivonne Ortega, quien durante el debate aseveró que el principal problema del PRI está en “la cúpula y los acuerdos cupulares”, que han llenado al partido de amiguismos y compadrazgos, lo cual, según ella, es el principal factor de descrédito del Revolucionario Institucional.

Según Alejandro Aurrecoechea, los dichos de Ivonne Ortega en torno a los acuerdos “cupulares”, se refieren a los malos manejos en el padrón electoral del PRI, mediante los cuales, al parecer, dirigentes del partido se han puesto de acuerdo para elegir a Moreno como nuevo presidente.

El director de Análisis Político también sostiene que a pesar de las acusaciones de la candidata Ivonne Ortega contra Moreno, Ortega tiene flancos débiles en su campaña, que fácilmente los derriban sus adversarios, como la contrarréplica en la que el candidato recriminó a Ivonne su partida del país en 2018 y la acusó de haber abandonado al PRI en ese periodo.

Lorena Piñón, la tercera candidata del PRI, dijo que la limpieza del partido se debe iniciar desde adentro, sin negociar con el Gobierno Federal ni con la Oposición.

Para Marina Reyes, Piñón no tiene clara su estrategia política. Recordó que en este primer debate la candidata se dedicó sin sentido a atacar a Ivonne Ortega, en lugar de cuestionar al candidato puntero.

Es conveniente recordar que la percepción que la ciudadanía tiene del PRI es negativa, principalmente por los escándalos de corrupción durante la administración de Enrique Pela, que involucró a gobernadores, diputados, senadores y hasta al propio presidente de la República; todos ellos militantes del Revolucionario Institucional.

Alejandro Moreno indicó que, en caso de ser electo presidente del PRI, recorrerá todos los municipios de México para escuchar a la militancia y apoyar proyectos, práctica que, según él, se perdió durante los anteriores regímenes.

Ivonne Ortega dijo que una vez electa no piensa hacer un partido a su modo, sino con base en las demandas de los militantes, y por eso convocará asambleas en todos los municipios de México. Por su parte, Lorena Piñón aseveró que de convertirse en presidenta del partido expulsará a todos los gobernantes que han dañado la imagen del tricolor.

Las elecciones para elegir al presidente del partido se llevaran a cabo el próximo 11 de agosto, mediante una consulta directa a sus militantes.

 

Te puede interesar: Se desvanece el “pacto de impunidad” 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.