Imprimir esta página

Ebrard negoció en secreto

El pasado 31 de mayo, México amaneció con la noticia de que el presidente de Los Estados Unidos, Donald Trump, impondría gradualmente un aumento de aranceles a la importación de productos mexicanos.


Acuedos Secretos


Después de las amenazas hechas por el presidente de Estados Unidos, el gobierno federal reaccionó con rapidez y, a través del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se solicitaron reuniones para negociar con el gobierno estadunidense y evitar el aumento en aranceles.

Luego de una semana de negociaciones, el presidente Donald Trump, mediante su cuenta de Twitter, anunció el pasado 7 de junio que se suspendían los aranceles que se suponía entrarían en vigor el lunes 10 de junio.

En conferencia de medios, Marcelo Ebrard había anunciado que las negociaciones con Estados Unidos fueron benéficas para ambos países, y al otro día, en un acto de campaña política, el canciller mexicano y el presidente Andrés Manuel López Obrador rendían en Ciudad Juárez un informe improvisado de los acuerdos logrados con el gobierno de Trump.

Sin embargó, a pesar de que el gobierno mexicano se empeñe en decir que las negociaciones fueron un éxito para México, los acuerdos entre el canciller Marcelo Ebrard y el gobierno estadounidense son solalmente benéficos para los Estados Unidos, según especialistas y legisladores.

Flujo migratorio

Uno de los acuerdos firmados por el canciller mexicano y el gobierno de los Estados Unidos señala que México se comprometerá a reducir el flujo de migrantes centroamericanos que pasan por la frontera sur de nuestro país. Incluso, un día antes de dar por terminadas las negociaciones, el 6 de junio, el gobierno mexicano desplegó un importante grupo de elementos de la Guardia Nacional en la frontera con Guatemala, para reducir la entrada de migrantes e iniciar deportaciones de personas indocumentadas.

Estas decisiones originaron una serie de opiniones y descalificaciones por parte de la sociedad civil, empresarios e incluso políticos del mismo partido del presidente; Morena, y el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo. Éste calificó los acuerdos como “una traición a la historia de México” y precisó que la Guardia Nacional se creó para combatir el crimen organizado y no para solucionar los conflictos migratorios.

“Mi criterio moral me dice que es inaceptable el doble rasero que se usa para la frontera norte y la sur. Por una parte exigimos que nos abran las puertas y por el otro lado cerramos el paso de los centroamericanos para hacerle un obscuro favor a Los Estados Unidos”, aseveró el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, durante un mitin en Tijuana.

Acuerdo agropecuario

Tras el acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y México para evitar el aumento de aranceles, Trump informó a través de sus cuentas de Twitter que hay acuerdos que el canciller no anunció.

Contradiciendo totalmente lo informado por el canciller, Trump informó que México aceptó comenzar a adquirir importantes cantidades de productos agrícolas procedentes de los Estados Unidos.

“México aceptó empezar a comprar inmediatamente grandes cantidades de productos agropecuarios a EU”, tuiteó el mandatario norteamericano.

Ante estos señalamientos, el gobierno mexicano informó que no existe ningún acuerdo económico; de hecho, Ebrard reiteró que el trato al que llegaron fue únicamente migratorio.

Desde entonces se han manejado muchos informes del gobierno norteamericano, en el sentido de que se firmaron acuerdos secretos con México y que a su tiempo se darán a conocer.

Durante la comparecencia del canciller mexicano en la Cámara de Senadores, para informar al Poder Legislativo sobré los acuerdos alcanzados, una vez más el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo cuestionó a Marcelo Ebrard: “Yo ya no sé en que quedaron los pactos, los no pactos y las firmas. ¿Hay otro pacto o no hay otro pacto?”, preguntó.

“Los Estados Unidos dicen que sí y que además, van a revelar poco a poco las cosas que hablaron con los mexicanos, como si fueran secretas o altamente pecaminosas”, agregó.

Para Jaime Linares, especialista de la UNAM en economía, ésta es la forma en que Donald Trump hace negociaciones inmorales e ilegales.

“Esta práctica se está viendo con China y se está viendo con México, de hecho haber decidido meter en los acuerdos la compra de productos agrícolas a México, es para subsanar lo perdido con China que era su primer comprador de productos agrícolas”, sostuvo.

Además, si México hace compras de productos agrícolas, ello implicará perdidas millonarias para el campo mexicano, sentenció el especialista en economía.

México, Tercer País seguro

Uno de los acuerdos firmados por el gobierno mexicano en las negociaciones de principios del mes de junio, es la posibilidad de que México se convierta en un Tercer País Seguro.

Un país seguro implica que si Estados Unidos niega el asilo a alguna persona que lo solicité, será remitida a un país “seguro”. En este caso, quienes migren a la Unión Americana primero tendrían que solicitar asilo en México. Además mientras se resuelve la petición de asilo en Estados Unidos, los migrantes serán regresados a las ciudades fronterizas de México.

Ebrard explicó que si México no da resultados en 45 días en la disminución del flujo migratorio,“se comenzará a discutir en las instancias nacionales correspondientes que México se convertiría en un tercer país seguro”.

Durante su comparecencia en el Poder Legislativo de la República, Marcelo Ebrard entregó una copia de los acuerdos firmados. En este sentido, la diputada federal de la bancada del PAN, Laura Rojas, publicó la copia firmadas de los acuerdos señalados, donde se puede leer: “Si los Estados Unidos determinan, a su discreción y después de consultas con México, después de 45 días naturales, desde la fecha de emisión de declaración conjunta, que las medidas adoptadas por el gobierno mexicano, en seguimiento con la declaración conjunta no hubieran alcanzado los resultados suficientes para hacer frente al flujo de migrantes que llegan a la frontera sur de Estados Unidos, el gobierno mexicano tomará todas las medidas necesarias bajo su legislación nacional para que el acuerdo entré en vigor”.

 

Para la diputada panista este documento dice explícitamente que nuestro país se compromete a ser un tercer país seguro. Incluso no queda claro en qué cifras se basa la tendencia de flujos de migrantes que, se asegura, se debe reducir, lo cual queda a interpretación del país norteamericano y a criterio de Trump.

Lo único que queda claro es el plazo de 45 días en los que México se compromete a reducir el flujo de migrantes, señaló la diputada panista.

El acuerdo indica que aproximadamente 50 mil migrantes estarían de regreso en ciudades fronterizas de nuestro país, lo que la diputada Rojas señaló como muy grave, pues México no tiene presupuesto para dar asilo y trabajo a todos los migrantes.

Te podría interesar: Si el Estado es respetuoso, invertiremos: CCE 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.