¿Quién se queda el dinero de la educación?

México es el país que más dinero destina a la educación, tomando como referencia los 36 países miembros de la OCDE; pero el beneficio no es sólo para escuelas, docentes y alumnos, hay alguien más: los comisionados sindicales.


Escuela en condicones de precariedad


En 2015, México dedicó el 17% del gasto público total a la educación, según datos del estudio “Panorama de la Educación 2018”, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), rebasando el promedio que establece dicho organismo internacional que es del 11%.

Pero, llama la atención que tal cantidad, representara en el gasto acumulado por estudiante de educación obligatoria el más bajo de los países de la OCDE, unos 29 015 dólares. Es decir, existía (o sigue existiendo, a espera de conocer estudios futuros) una fuga de recursos en materia educativa, pues la inversión no se ve reflejada en beneficios de los niños y adolescentes de educación básica.

Aún no se lleva a la meta: terminar con la impunidad en la educación

Basta con revisar la nómina magisterial, para darse cuenta de las irregularidades que persisten en el sector educativo.

Con el objetivo de eliminar el control que tenían los estados sobre el dinero para el pago de la nómina a la planta docente, así como evitar la negociación de dobles aumentos y el pago de plazas inexistentes o duplicidad, en el 2013, el entonces presidente Enrique Peña Nieto envió una propuesta para reemplazar el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB) por el Fondo de Aportaciones de Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE).

En adelante, con el FONE, los encargados del dinero serían, directamente, la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la de Hacienda y Crédito Público (SCHP).

Fue hasta la primera quincena de 2015 que se implementó el pago del sector educativo federalizado de todo el país.

Pese al anterior intento de transparentar el manejo de la nómina educativa, sigue sin cumplirse completamente dicho objetivo.

Según el documento Uso y abuso del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo, año con año, 2 529 millones de pesos destinados a la educación presentan irregularidades a través de uno de los fondos más importantes de educación implementado en el anterior sexenio: el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE) que representa el 2% de la fuerza laboral del país.

El estudio realizado por el centro de análisis de políticas públicas México Evalúa y la Escuela de Gobierno y Transformación Pública Tecnológico de Monterrey señala que la creación del FONE implicó un incremento de 9% de los recursos que la Federación destinaba al pago de la nómina educativa.

Pero este aumento de presupuestal no significó un real beneficio ni para la calidad educativa ni para los alumnos –prueba de ello, el estudio antes mencionado de la OCDE– sino, primordialmente para los sindicatos.

“Los incrementos observados en el FONE se utilizaron principalmente para el financiamiento de los incrementos salariales negociados con el sindicato y la federación”, informa la investigación.

Tan sólo en cuatro años, de enero de 2015 a diciembre de 2018 se destinaron más de 1 066 millones de pesos en el pago de 9 mil comisionados sindicales, especialmente.

De esa cantidad, las irregularidades más graves se concentraron en los estados de Chihuahua, Aguascalientes y Coahuila, donde se destinaron más de 100 millones de pesos en pagos de los llamados comisionados sindicales.

En ese sentido, en el primer año de operación, 22 entidades fueron favorecidas con un incremento del 9 al 34% de recursos, entre las que destacan el estado de México y Baja California; mientras que 9 estados registraron una disminución de 2.7 y 3.5% en su parte presupuestal que les correspondía, como en Sonora, Guanajuato, Chiapas, Tabasco, Puebla, Jalisco y Yucatán.

Pasos significativos

En el estudio Uso y abuso del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo también se reconocen los logros alcanzados con el Fone a comparación de la operación del FAEB.

Por ejemplo, la centralización de la nómina ha permitido que las irregularidades que se cometían con el FAEB disminuyeran en 84% en el primer año de operación del FONE y en 95% al tercer año.

Los números de la impunidad en la educación

A través de 31 fichas, el documento Uso y abuso del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo describe el desempeño del FONE en cada uno de los estados, en las que indican el gasto promedio en educación anual y el el fondo promedio que recibe.

También incluye el porcentaje de irregularidades detectadas con respecto a su nómina educativa de acuerdo al Censo de Escuelas, Maestros, Alumnos de Educación Básica y Especial (Cemabe) de 2013.

En ese mismo apartado de malversaciones de fondos, se agrega el número de comisionados sindicales y el monto que recibieron entre 2015 y 2017.

En ese sentido, hay tres estados que destinaron más de 100 millones de pesos en pagos indebidos a comisionados sindicales: Chihuahua con 137.6 millones de pesos; Aguascalientes con 133.8 millones de pesos; y Coahuila con 116.9 millones de pesos.

Le siguen los estados de Hidalgo con 96 millones de pesos; Durango con 71.5 millones de pesos; Colima con 63.1 millones de pesos; y Tlaxcala con 62 millones de pesos.

 

  Entidad federativa Número de comisionados sindicales que recibieron dinero indebido Cantidad que recibieron los comisionados sindicales entre 2015 y 2017
1 Chihuahua  288  137.8 millones
2 Aguascalientes  1 440  133.8 millones
3  Coahuila  443  116.9 millones
4 Hidalgo  376  96 millones
5 Durango  347  71.5 millones
6 Colima  247  63.1 millones
7 Tlaxcala  278  62 millones
8 Nuevo León  211  56.3 millones
9 Oaxaca  246  55.6 millones
10  Zacatecas  132   40 millones
11  Veracruz 733  26.2 millones 
12  Morelos  644 23.3 millones
13  Estado de México  766  12.2 millones
14  Puebla  312  10.9 millones 
15  Jalisco  501  9.5 millones
16  Chiapas   56   9.2 millones
17  Querétaro   264   9 millones 
18  Guanajuato   638   7.7 millones 
19  Sinaloa   138   7.3 millones
20  Tamaulipas   105   6.9 millones 
21  Nayarit   264   5.6 millones 
22  Baja California Sur   135   5 millones 
23  Guerrero   34   5 millones 
24  Sonora   220   4.8 millones
25  Quintana Roo   42  4 millones
26  Campeche   38 2  7 millones 
27  San Luis Potosí   119   1.9 millones 
28  Michoacán   3   492 mil
29  Baja California   18   141 mil 
30  Tabasco   75   9 mil
31  Yucatán   5   1 mil

Fuente: Uso y abuso del fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo 2019

 

Transparencia y justicia, la solución En el mismo documento, realizado por México Evalúa y la Escuela de Gobierno y Transformación Pública Tecnológico de Monterrey hacen una serie de recomendaciones en materia de política pública con el objetivo de acabar con las irregularidades que se suponía desaparecerían con la creación del FONE, pero que aún persisten.

Sugieren poner atención al avance de las denuncias establecidas por la Auditoría Superior de la Federación. De las 31 entidades evaluadas, 23 cuentan por lo menos con una denuncia.

Además, recomiendan promover la ejecución de sanciones que se originen de las irregularidades cometidas.

Asimismo, también instan a mejorar los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas. Para ello, señalan, es necesario que el SIGED opere de manera completa para que, a la vez se pueda complementar con el SANE que tiene concentrada la información de la nómina educativa y sirve como “el mejor” instrumento para supervisar la implementación de los recursos.

 

Te puede interesar: Educación, ¿de calidad?

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.