Coparmex pide cambios a la reforma eléctrica para proteger el medioambiente

México no puede darse el lujo de ir en sentido contrario al mundo y a los esfuerzos globales por disminuir las emisiones contaminantes a la atmósfera.



La reforma eléctrica revela plenamente el desinterés de esta administración por el medioambiente, poniendo por encima de la salud y la ecología a las finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la solución de problemas que generó como es la sobreproducción del combustóleo. Además, apuesta por generar electricidad para la Comisión Federal de Electricidad (CFE) quemando combustóleo y carbón, lo que es inaceptable cuando hay alternativas limpias, económicas y renovables que pueden ser aprovechadas y que México tiene en abundancia, aseguró la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

En el marco de las pláticas sobre la reforma eléctrica, el sindicato patronal resaltó que son muchas las voces de expertos y organizaciones de la sociedad civil que advierten que aprobar la reforma eléctrica, sin cambiarle una coma, agravará el ya preocupante deterioro ambiental en México y con ello afectaría, entre otros aspectos, la salud de la población.

Mencionó que según expertos del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) cada año 48 mil mexicanos mueren prematuramente a raíz de problemas de salud relacionados con la contaminación del aire, por lo que insistió en que de no modificarse la reforma propuesta por el gobierno federal en el país se eliminará uno de los grandes avances logrados, que es la competencia por la generación, que incentiva el desarrollo de Centrales Eléctricas Limpias, las cuales hoy despachan a costo cero.

Otro mecanismo que está en riesgo y demostró ser eficiente contra el cambio climático son los Certificados de Energías Limpias (CELs), la cancelación de estos afectará el derecho de las generaciones presentes y futuras de mexicanos a un ambiente sano, añadió.

La Coparmex incriminó al gobierno federal de dar la espalda al medio ambiente y señaló que “hemos sido testigos del desmantelamiento de instituciones y de la asfixia presupuestal, el caso más evidente son los recortes a la Comisión Nacional Forestal (Conafor) encargada de reforestar al país y combatir los incendios forestales, lo que redujo gravemente su capacidad de operación.

“Pero no es el único caso, dependencias federales encargadas de la protección y promoción ambiental, tales como la Secretaría de Recursos Naturales (Semarnat), la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), en promedio han sufrido recortes del 30 por ciento de sus recursos necesarios para operar y cumplir sus funciones”.

Por otra parte, el organismo empresarial recordó que México ha asumido diversos compromisos a nivel internacional para preservar el ambiente y frenar el calentamiento global, los cuales de llegarse a concretar los cambios propuestos en la reforma eléctrica se estarían incumpliendo.

En este sentido, mencionó la resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el que se establece “Defender el derecho de todos, sin discriminación, a un entorno natural y social que apoye la dignidad humana, la salud física y el bienestar espiritual, con especial atención a los derechos de los pueblos indígenas y las minorías”.

Por otra parte, recordó que en 2015, 193 países, incluido México, firmaron el compromiso de cumplir con la Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En línea con ello, se impulsó la Ley de Transición Energética donde se estableció una participación mínima de 35 por ciento de energías limpias en la generación de energía eléctrica para el 2024 (con metas intermedias para el período 2018 y 2021). Sin embargo, México se ha quedado corto en la implementación de políticas y medidas climáticas. Hoy está lejos de cumplir con el Acuerdo de París; las metas voluntarias al 2020 sólo se han cumplido en 30 por ciento.

Asimismo, resaltó que de pasar esta reforma, tal como está planteada, se violaría el Artículo 24.1 del Tratado entre México, Estado Unidos y Canadá (T-MEC), ya que atenta contra la prevención y la reducción de emisiones contaminantes. Además, el Artículo 24.3 que señala que cada país procurará asegurar que sus leyes y políticas alienten la protección ambiental, lo cual claramente no ocurrirá y México podría hacerse acreedor a sanciones por violentar el tratado.

La Coparmex hizo un llamado a los legisladores para que consideren estos aspectos y modifique la reforma eléctrica, pues de lo contrario consideró que es una amenaza al medioambiente, y subrayó que México no puede darse el lujo de ir en sentido contrario al mundo y a los esfuerzos globales por disminuir las emisiones contaminantes a la atmósfera. Al mismo tiempo señaló que las familias mexicanas merecemos energías limpias y a precios justos y accesibles para todos.


Te puede interesar: En la reforma eléctrica debe prevalecer el interés nacional sobre el partidista 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.