“Jóvenes con Rumbo” ofrece a jóvenes concluir la prepa

El programa “Jóvenes con Rumbo” permite a quienes no pudieron regresar a la escuela tradicional, cursen un programa de 18 meses para cubrir los contenidos de la preparatoria, además de involucrarlos en proyectos de impacto comunitario.



En México se calcula que más de 11 millones de jóvenes están fuera del sistema escolar, pues al año más de 700 mil desertan de la educación media superior y cuatro de cada 10 están sin terminar el bachillerato, situación que se ha agravado por la pandemia de COVID-19 y ha dejado sin oportunidades reales de estudio formal a millones de jóvenes.

A fin de atender a quienes por causas ajenas a su voluntad tuvieron que abandonar las aulas, el programa “Jóvenes con Rumbo” permite a quienes que por su edad (+18 años) no pueden regresar a la escuela tradicional, cursen un programa de 18 meses para cubrir los contenidos de la preparatoria, con un acompañamiento académico y psicosocial, al tiempo de elaborar un plan de desarrollo personal, además de involucrarlos en proyectos de impacto comunitario, se les ayuda a adquirir habilidades socioemocionales además de otorgarles constancias de capacitación técnica que facilitan la inserción laboral.

El modelo que en México se inició hace cinco años está inspirado en las escuelas chárter de Estados Unidos de YouthBuild en las que se cuenta con un programa flexible que se adapta a las circunstancias específicas de poblaciones vulnerables.

Tere Lanzagorta, directora de YouthBuild México, aseguró que el programa “Jóvenes con Rumbo” es una alternativa educativa y de inclusión laboral para jóvenes que quedaron excluidos de las escuelas y que enfrentan obstáculos acumulados de exclusión económica y social por el rezago educativo, la pobreza, la violencia y la discriminación que los estigmatiza como “ninis”, cuando en realidad son jóvenes sin alguna oportunidad. En total, hay 17 millones de jóvenes que no ejercen su derecho al trabajo digno, resaltó.

El modelo que inició con grupos piloto en León, Guanajuato, y Ciudad Juárez, Chihuahua, y que ahora se ha extendido a los municipios de Silao, Guanajuato, y Ecatepec, Estado de México, y próximamente comenzará de manera extendida en la Zona Metropolitana del Valle de México.

En los primeros grupos piloto que iniciaron en 2018, un total de 325 jóvenes mayores de 18 años han logrado concluir la preparatoria en un plazo de año y medio. Actualmente 220 más están cursando el programa. Son ya más de 500 historias de éxito que iniciaron con los primeros grupos piloto en 2018 en León, Guanajuato, y Ciudad Juárez, Chihuahua, y ahora se extienden en Silao, Guanajuato, y Ecatepec, Estado de México.

Tere Almada, quien dirige este programa en México además de ser catedrática de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y directora de Casa Promoción Juvenil en ese municipio, aseguró que una de las lecciones más valiosas de la preparatoria Jóvenes con Rumbo es que logró reducir dramáticamente la propensión a la violencia, las adicciones y se logró desvincularlos de redes criminales.

Mencionó que derivado de una evaluación externa, el modelo de preparatorias de segunda oportunidad han mostrado diversos beneficios, entre ellos que tienen un costo promedio por estudiante equivalente a una tercera parte del costo que representa para el fisco un estudiante de preparatoria pública.

Otra de las bondades que este programa genera para quienes se acogen a él es que al tener la oportunidad de concluir con su educación media superior, su nivel de ingresos mejora sustancialmente, en promedio 32 por ciento más que el de los jóvenes en la misma situación que no participaron en el programa.

Almada destacó que el 90 por ciento de los alumnos de Jóvenes con Rumbo-Preparatorias desarrollan importantes habilidades socioemocionales que son altamente demandadas por empleadores, y más del 80 por ciento de los egresados del programa adquieren una constancia oficial de capacitación técnica.

Asimismo, entre el 77 y el 80 por ciento de quienes terminan el programa obtienen su certificado oficial de bachillerato emitido por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En un evento en el que se presentaron los resultados de este modelo educativo, Marisol Fernández, directora de Inversión Social de Nacional Monte de Piedad, institución que ha aportado donativos para la implementación y evaluación del modelo, aseguró que se trata de una intervención robusta, eficaz, escalable y evaluable, por lo que recomendó continuar su promoción hasta convertirla en una política pública. “Solo organizaciones y personas que trabajan directamente con estos jóvenes pueden entender la flexibilidad y el acompañamiento que se requiere para obtener estos resultados”, explicó.

En tanto, Lorenzo Gómez Morín, especialista en educación, recomendó que ante la evidencia empírica que han arrojado los resultados de los pilotos, ya es tiempo que YouthBuild México se plantee la tarea de modificar el sistema educativo de media superior, sobre todo ante el inmenso reto que tiene el país para que millones de jóvenes, que se vieron obligados a abandonar la preparatoria, tengan una alternativa de segunda oportunidad. “Después de COVID-19 y su secuela social todos los jóvenes requieren una segunda oportunidad”.

Por su parte, Juan Carlos López, director del Instituto Estatal de Capacitación de Guanajuato (IECA – Gto), institución que alberga en sus aulas la preparatoria Jóvenes con Rumbo, comentó que se trata de un mecanismo basado en evidencia para resolver el problema del rezago educativo y al mismo tiempo fortalece habilidades socioemocionales muy apreciadas en el mercado laboral. Se trata de un modelo escalable por su flexibilidad y adaptabilidad, sobre todo en la parte humana.

Aseguró que los gobiernos estatales pueden crear las preparatorias de segunda oportunidad y hacerlo con base en estos aprendizajes, currículo académico flexible y práctico; desarrollo de habilidades socio emocionales y capacitación técnica pertinente para las necesidades del mercado laboral en cada lugar, en lo que respecta a Guanajuato afirmó que este modelo se va a expandir ya.

Finalmente, Tere Lanzagorta, directora de YouthBuild México, subrayó que sin la participación de las organizaciones civiles especialistas en juventud cualquier intento de convertir el modelo de preparatoria Jóvenes con Rumo en una política pública estaría condenado al fracaso.


Te puede interesar: Conamer se desentiende de la NOM 237 y deja a la SE la decisión final 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.