INE enfrenta grandes retos rumbo a los comicios de 2024: Rivera Velázquez

A pesar del respaldo ciudadano con el que hoy cuenta el instituto, existe un riesgo latente de que esta continua hostilidad socave la confianza, un pilar fundamental en la organización de procesos electorales.



La hostilidad y descalificaciones al árbitro electoral, la polarización y una eventual reforma electoral que borre los avances democráticos son los principales retos que enfrenta el Instituto Nacional Electoral (INE) de cara a los comicios de 2024, aseguró el consejero Jaime Rivera Velázquez.

Durante su participación en el XXXII Congreso Internacional de Estudios Electorales, en la conferencia magisterial (vía remota) El INE y sus desafíos, el consejero afirmó que a pesar del respaldo ciudadano con el que hoy cuenta la institución, existe un riesgo latente de que esta continua hostilidad socave la confianza, un pilar fundamental en la organización de procesos electorales.

“No se trata de silenciar ninguna opinión de otros actores, sino de emitir información de calidad que resulte convincente y restaure la credibilidad de la propia autoridad, pero, sobre todo, del proceso electoral en su conjunto. Es de temer que la hostilidad permanezca porque socava la confianza y no auguro nada bueno para el futuro electoral del país”, sentenció el consejero del instituto.

En medio de la expectativa por la eventual reforma electoral que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha anunciado, y en un clima de enfrentamiento con el INE y con los organismos autónomos por supuestos excesos de gastos.

Jaime Rivera reconoció que el ánimo de quienes hablan de la reforma parecen ir en una dirección que resulta preocupante y que, de aprobarse, constituirá un retroceso de las reformas que han creado un sistema electoral que ya probó su fortaleza y autonomía.

Cuando se habla de desaparecer al INE o convertirlo en un organismo que en la práctica estuviera subordinado a un partido o al gobierno, significaría un retroceso de más de 30 años en la vida electoral de México y eso debería considerarse inadmisible”, indicó.

Ante este contexto, el consejero avizoró tres escenarios: el primero, limitándose a cambios procedimentales que podrían mejorar o no el sistema; una ampliación de derechos y mayor equidad en la representación política, que sería lo más deseable; o la supresión de la autonomía del INE, ya sea por disposiciones legales o por una institución anticipada de consejeros.

Señaló que existe un paso natural que dará el INE en 2023 con la salida de cuatro consejeros, incluido la Presidencia, dentro de un esquema que se adoptó para evitar subordinar a la autoridad electoral a la mayoría en turno o al gobierno.

El consejero del INE, Jaime Rivera, evidenció la responsabilidad que tendrá la Cámara de Diputados para que este proceso de renovación parcial se mantenga con un amplio consenso por parte de todas la fuerzas políticas y perfiles con experiencia, independencia y compromiso democrático.


Te puede interesar: En México, 37% de las instituciones de educación, ciencia y tecnología las dirige una mujer

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.