Eliminar Iniciativa Mérida sin otro plan es un contrasentido del gobierno

El experto señaló que para combatir al crimen organizado es necesario atacar el origen del problema, concerniente al desarrollo del país.



La intención del gobierno federal para desaparecer la Iniciativa Mérida y al mismo tiempo establecer un plan basado en el desarrollo, en colaboración con Estados Unidos, deriva de una bipolaridad, lo cual echa abajo la cooperación bilateral cuando el vecino del norte le ha inyectado 432 millones de dólares a dicha iniciativa durante la gestión de la 4T, dijo Alejandro Desfassiaux, especialista en seguridad.

El experto señaló que para combatir al crimen organizado es necesario atacar el origen del problema, concerniente al desarrollo del país, pues mientras 75 por ciento de la población se encuentra en pobreza, se estima que el narcotráfico y otros delitos dejan ganancias de más de 58 mil millones de dólares al año.

“No se puede eliminar un plan (como la iniciativa Mérida) sin tener otro bien estructurado. Por ese motivo, consideró que la propuesta de seguridad del gobierno federal que busca combatir el alto índice de violencia, mediante acciones meramente locales enfocadas en 50 de los municipios del país, contra los 850 que no se contemplan y que también controla el crimen organizado, quedará pronto rebasada, porque entre otros aspectos, no ataca el origen de la inseguridad, concerniente al aspecto económico”, detalló el experto.

El presidente del Grupo de Multisistemas de Seguridad Industrial (GMSI) reiteró que devolver la seguridad al país depende de un plan integral que ataque a todos los frentes. Para combatir la delincuencia organizada es necesario impulsar el desarrollo económico, pero además es fundamental que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) desarticule las finanzas de las células delictivas, pues en México mucha gente es fácilmente reclutada por los criminales por el factor económico.

“Se debe combatir otras aristas que están relacionadas con todos aquellos problemas que giran alrededor del narcotráfico y la delincuencia, como la falta de oportunidades laborales, la ausencia de incentivos fiscales para las empresas, más en esta época de crisis sanitaria, las dificultades del emprendimiento, la corrupción real y no sólo la que se queda en los discursos políticos”, resalto Desfassiaux.

Explicó que la Iniciativa o Plan Mérida es un programa de cooperación de seguridad establecido en 2008 por Estados Unidos, México y los países de Centroamérica para disminuir el poder de los grupos criminales mexicanos; sin embargo, el canciller Marcelo Ebrard aseguró que dicha iniciativa ya está muerta. En tanto que la dependencia a su cargo acordó con una delegación de la DEA establecer como una prioridad bilateral mejorar los mecanismos para compartir inteligencia contra el crimen organizado.

 

Te puede interesar: En México, cada día son reportados 12 niños como desaparecidos: Redim

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.