Aumento de pobreza por insuficiencia de acciones gubernamentales: Coparmex

Los programas sociales no pueden sustituir al trabajo como la vía sostenible y efectiva para salir de la pobreza, ya que con estos se pretende resolver problemas complejos con soluciones parciales, indicó Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.



En tan sólo un par de años se sumaron 3.8 millones las personas que viven en condición de pobreza y 2.1 millones más pasaron a engrosar las filas de quienes padecen pobreza extrema, según reveló el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), lo que de acuerdo a la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) “demuestran la insuficiencia de las acciones del gobierno federal no sólo para revertir el problema, sino para evitar que más personas vivan en esta situación en el país”.

De esta manera, el sindicato empresarial consideró que es necesario que en el Paquete Económico para 2022, que se presentará, discutirá y aprobará la Cámara de Diputados, “haya un replanteamiento del gasto público y se incluyan medidas e incentivos fiscales para lograr un efecto multiplicador, y que propicien mayor liquidez en los hogares y en las empresas”.

La Coparmex, que encabeza José Medina Mora Icaza, indicó que las medidas para frenar las cifras de pobreza que actualmente colocan a por lo menos 55.7 millones de mexicanos en situación vulnerable no deben sostenerse en una perspectiva asistencialista, sino que deben aplicarse políticas públicas que contribuyan a mejorar las condiciones de vida de las familias mexicanas y que atiendan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, particularmente los relativos al fin de la pobreza; hambre cero; salud y bienestar; trabajo decente y crecimiento económico y la reducción de desigualdades.

Aseveró que hoy más que nunca, el sector empresarial y el gobierno están llamados a ser solidarios con todas las familias que han caído en situación de pobreza y que, además, en un contexto de emergencia sanitaria por la tercera ola de COVID, no cuentan con acceso a servicios de salud.

“Por ello, debemos actuar con responsabilidad, rapidez y de manera coordinada hacia la reactivación económica y la generación de fuentes de empleo. La pobreza debe ser atendida por todos”, subrayó.

Destacó que de acuerdo a la Medición de Pobreza Multidimensional 2020, que dio a conocer recientemente el Coneval, 15.6 millones de personas dejaron de contar con acceso a servicios de salud de 2018 a 2020, situación que es preocupante, pero adquiere mayor relevancia en el contexto de la pandemia que afecta a la humanidad, además de poner de manifiesto las deficiencias que ha tenido la creación e implementación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) en sustitución del Seguro Popular que incluía la cobertura de gastos catastróficos, así como el desabasto de medicamentos, lo que ha provocado que sean las familias las que con su patrimonio hagan frente a las contingencias en materia de salud.

Por otra parte, la asociación civil “Acción Ciudadana Frente a la Pobreza” a través del estudio titulado “Precariedad laboral y carencia de salud empobrecen a millones” en el que hizo un análisis preliminar de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) que elabora el Inegi y la Medición de la pobreza del Coneval enumeró una serie de aspectos que considera pueden ayudar a reducir la precariedad en la que viven millones de personas en el territorio nacional.

La organización de la sociedad civil destaca que urge reordenar el sistema laboral para garantizar salario suficiente y respeto a derechos laborales, así como es necesario reformar el modelo de seguridad social para construir un sistema de protección social universal, como derecho de las personas, desvinculado del régimen laboral.

Considera que esta reforma debe iniciar por la salud y subraya que el acceso a servicios de salud debe desvincularse de las prestaciones laborales, pues es un derecho humano. “Solo así se puede lograr cobertura universal de salud”.

Asimismo, asegura que “los programas sociales no pueden sustituir al trabajo como la vía sostenible y efectiva para salir de la pobreza”, ya que estos fragmentan la política social, y en muchos casos la distorsionan, al pretender resolver problemas complejos con soluciones parciales, recursos insuficientes y alcance limitado”.

Finalmente, Acción Ciudadana Frente a la Pobreza advierte que el horizonte debe ser constituir un auténtico estado de bienestar con un piso garantizado de derechos.

 

Te puede interesar: Si los sistemas de outsourcing no se optimizan, ningún tiempo funcionaráx

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.