Más de 4 mil mdp de compras de emergencia por COVID-19 están en opacidad: IMCO

El estudio es resultado de una revisión hecha a la plataforma de Compranet de las adquisiciones realizadas para atender la pandemia y de solicitudes de información a las dependencias del sector salud.



A un año de la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19, más de 4 mil millones de pesos fueron gastados en compras para atender la contingencia, pero no se cuenta con información completa a dónde fueron a parar estos recursos, informó el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El 47 por ciento de los contratos realizados por el gobierno federal para atender la emergencia del SARS-CoV-2 fueron otorgados a proveedores sin registro en el Registro Único de Proveedores y Contratistas (RUPC).

Al presentar los resultados del estudio “Un año de compras de emergencia en México: seis propuestas para mejorar”, el IMCO analizó las compras realizadas entre el 1 de enero de 2020 y el 28 de febrero de 2021 del IMSS, ISSSTE, Insabi, Secretaría de Marina (Semar), Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Secretaría de Salud (SSa).

A un año después de que el gobierno federal facultó a estas seis dependencias para realizar compras de emergencia, demuestra la falta de opacidad e información que las instituciones de salud del gobierno federal compraron mal insumos médicos para atender la emergencia sanitaria.

En total, el IMCO analizó 60 mil 059 compras por un monto acumulado de 200 mil 935 millones de pesos, lo que representa el 39 por ciento del total que han gastado las dependencias en compras públicas por la pandemia.

El instituto encontró que la Secretaría de Salud desconoce la existencia del 92 por ciento del monto de las compras de insumos médicos para atender la emergencia sanitaria por COVID-19.

El ISSTE no detectó 751 contratos de compras para atender la contingencia sanitaria; además, pagó el precio más alto (66 mil 980 pesos) por equipo médico a empresa de Telecomunicaciones y otra dedicada a la seguridad, las cuales son ajenas al sector salud.

Fernanda Avendaño, investigadora del IMCO, explicó que el estudio es resultado de una revisión hecha a la plataforma de Compranet de las adquisiciones realizadas para atender la pandemia y dijo que encontraron muchas inconsistencias en la información subida en la plataforma.

También detectaron el caso de empresas todólogas, es decir, que prestan distinto tipo de bienes y servicios no relacionadas entre sí y que proporcionan insumos médicos a precios que generalmente estuvieron por encima del promedio.

Por ejemplo, en el caso de la Sedena se detectó que pagó 2.3 veces más por el mismo medicamento en contratos con un mes de diferencia. Esta misma dependencia compró medicamentos para atender la pandemia a una empresa dedica a la venta de muebles.

Otro dato importante es la publicación tardía de los contratos para atender la emergencia. Casi una de cada dos compras (45 por ciento) fue publicada de manera tardía entre uno y 327 días después de la fecha de inicio del contrato.

Pablo Montes, coordinador de Anticorrupción del instituto, dijo que desde el inicio de la pandemia el gobierno federal no ha desarrollado mecanismos especiales para comprar en tiempos de emergencia, lo que ha ocasionado que las compras para atender la pandemia sean opacas, tardías e irregulares.

“Así como se ha comentado que la pandemia llegó a México con un sistema de salud deficiente, pues también llegó con un sistema de compras públicas defectuosas y no ha habido esfuerzos para corregirlo”, señaló.

Valeria Monroy, directora general del IMCO, lamentó que después de un año las autoridades de salud federal no hayan corregido la manera en la que realizan las adquisiciones para atender la emergencia sanitaria.

“Vimos que pasó exactamente lo mismo en diciembre, cuando ya todo mundo sabía que vendría otra ola. Se habla ya de una tercera ola derivada del relajamiento de las medidas en Semana Santa. ¿No nos estamos preparando para esta tercera ola? ¿No nos estamos preparando? Yo creo que hay muchas lecciones que aprender de esto”, resaltó.

Ante esta situación, el IMCO dijo que las compras de emergencia en México requieren planeación, pronta respuesta, publicación oportuna y transparencia.

Reafirmó la importancia de crear un protocolo de ejecución, seguimiento y control de compras de emergencia, para lograrlo recomendó realizar planes de compra a corto y mediano plazo ante una emergencia; crear un identificador de compras de emergencia; asegurar el registro oportuna de las compras públicas en Compranet.

Así como habilitar un portal de denuncias para la ciudadanía, donde se puedan registrar las compras que no tienen información o es errónea. Así como ampliar la información disponible en el Registro Único de Proveedores y Contratistas.


Te puede interesar: Enfermos de COVID-19 no reciben apoyo económico que gobierno prometió 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.