Imprimir esta página

Unicef llama a gobiernos a abrir escuelas

“Los niños continúan sufriendo los impactos devastadores que esto tiene en su aprendizaje, bienestar mental y físico y su seguridad”, comentó Robert Jenkins, jefe de educación de Unicef.



De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el cierre de las escuelas, debido a la pandemia de COVID-19, puede tener un efecto pernicioso para el aprendizaje y bienestar de los niños. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), un total de 320 millones de niños no pueden acudir a la escuela a tomar clases.

“Pese a todo lo que hemos aprendido sobre el COVID-19, el papel de las escuelas en la transmisión comunitaria y las medidas que podemos tomar para mantener a los niños seguros en la escuela, nos estamos moviendo con rapidez en la dirección equivocada”, comentó Robert Jenkins, jefe de educación de Unicef, e hizo un llamado a los gobiernos para dar prioridad a la reapertura de las instituciones con todas las medidas sanitarias para que las aulas sean seguras.

El representante de Unicef también explicó que de acuerdo con pruebas que se han hecho, los colegios no son los principales puntos de contagio del virus SARS-CoV-2 y comentó que en vez de que el cierre de estos sea una de las primeras medidas ante aumento de contagios, debería ser de las últimas medidas de prevención de contagios. “Los niños continúan sufriendo los impactos devastadores que esto tiene en su aprendizaje, bienestar mental y físico y su seguridad”, comentó.

Unicef alertó acerca de las acciones de diversos países, pues se han quedado cortos en el momento de implementar estrategias y planes para que las escuelas, los docentes y los alumnos estén a salvo y sigan tomando sus clases, pues hay zonas en el mundo donde los niños llevan más de nueve meses sin asistir a clases. Para muchos niños, en especial los que viven en la marginación, la pandemia puede ser el factor por el cual abandonen definitivamente su educación académica.

Estudios arrojan que, de acuerdo con la información de 191 países, no existe una relación entre la operación regular de las instituciones educativas y las tasas de transmisión comunitarias. Unicef explicó que los sistemas educativos deben adaptarse no sólo a la pandemia, sino también a crisis futuras, para lograr dar acceso educativo a todos los niños, sobre todo a los que viven marginados.

Te puede interesar: Dona y ayuda a que un pequeño tenga educación

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.